Voy por cigarros

“Voy por cigarros”, dijo y cerró la puerta. Jamás volvió.

Lo buscaron en el lugar de la abuela que vuela, donde lo rancio y pasado sólo por ser viejo es considerado ‘clásico’. Un clásico idiota.

Lo buscaron en un puerto sin mar y en el tugurio del mal augurio; en el edificio sin tiempo y en la ciudad del estrés, cualquier ciudad que se precie de serlo desborda estrés, a la una, a las dos y a todas horas.

Lo buscaron en la montaña artificial de aventuras dosificadas, empaquetadas, y en los lentos rápidos de agua clorada.

Lo buscaron en los brazos vacíos de sus viejas amantes y en la mirada descarada de la Maleva de San Telmo. Lo dieron por muerto.

“Voy por cigarros”, dijo el mismo día que pensó que su vida no era realmente suya, que la curiosidad murió cuando cambió sus tiendas de campaña por una casa de ladrillos construida por un práctico cerdo. La perdió el día en que su aerostático globo se llenó de lustrosos niños lastrosos y lloraba en silencio, sin lágrimas; el día en que su egoísmo fue enterrado por las arenas de un autoconvencimiento con fines ilusorios. Había que ser excelente. Perdió su vida el día en que confundió la felicidad con lo que se dice que debe ser. El final empezó cuando el sexo fue maquinal, cuando la sal sabía a papel blanco y los besos ya no tenían electricidad, cuando le importó un carajo lo que salía de boca de su esposa, cuando la puerta no estaba allí para impedir la entrada sino para no dejar salir. El día en que ya no lo calentaba el sol, sino la hoguera de Juana de Arco. Todo le dio asco y terror, hasta el momento que sin haberlo planeado dijo: “Voy por cigarros”, y después de cerrar la puerta por fuera jamás volvió.

5 comentarios en “Voy por cigarros

  1. Uffff… Vine a dejarte un pequeño presente y me encuentro este texto. Lo buscaron y lo dieron por muerto… Allá dónde resucitara renació.

    Lo que no acabo de entender es por qué nos empeñamos siempre en agotarnos hasta tener que “ir a por cigarrillos”. Y los que no lo hacemos nos agotamos porque no terminamos de encajar en ninguna “clásica” puñetera parte.

    Más habrá que continuar en la brecha.

    Me encantó.

    Gracias.

    Y aquí va mi presente: este comentario introducción y tu nombre en mi nueva entrada.

    Un beso,

    Mar.

    “Renacentista, debo aclarar, en el lado de multidisciplinaria. Ahora que debo reaclarar que disciplina suena a rigidez, la cual no se observa en tus palabras. Digamos que eres infantilmente curiosa (siendo la palabra “infantil” uno de los más grandes halagos)…”.

    Mobtomas.

    Sí, tras mucho trabajo interior diste título a esta entrada (auténtico parto), esta es mi manera de agradecértelo y darte la muy bienvenida a mi humilde morada virtual… Pero ¿Qué lo es ya y qué no?

    Realmente es uno de los más hermosos piropos que me han dicho en los últimos tiempos.

    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s