Un mundo feo

Con el poder de las flores despreciadas, a 110 kilómetros por hora, el mismo día en que el mercenario se convirtió en santo con todo el descaro, te busqué donde siempre y sólo encontré una calle demasiado recorrida y muchos rostros borrosos en la TV. Alguien intentó venderme la foto de la mujer que no estaba allí, un vil fantasma de la ópera anémica, quien por un amor impropio intentó hacer gargarismos con ácido.

22 tipos perseguían un balón y yo escribía con sangre, que por inmadura no es azul y por indolente no es negra. He omitido muchas cosas que pasaron en tu ausencia, pero para qué hablar del que amenazó con tirar a su hijo desde el alto edificio o del cincuentón que mató a sus padres con pedazos de silla porque éstos, sordomudos, le confesaron a gritos de manotazos que él era adoptado. El mundo ya es muy feo sin que tenga que mencionar lo que sucede en él, pero es horrendo en tu ausencia.

5 comentarios en “Un mundo feo

  1. Este si que me ha gustado, tiene un ritmo que me encanta, encadenas pensamientos sin volver loco al lector, con una lógica extraña que liga, que vuela sobre todo el texto. La conversación con ella se siente cercana. Atas el texto colocándola como interlocutor invisible pero palpable.
    Pos eso, que no se cómo he llegado justo a este, pero que me he deleitado con ese sentimiento de amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s