Mejor conservar el misterio

Dios ordenó que se hiciera la luz, y comenzaron los amaneceres, creados para recrearnos y hacernos sentir agradecidos. Pero hubo quien quiso explicarlos, no era suficiente admirarlos. Ahora que sé cómo suceden, creo que hubiera sido mejor conservar el misterio. El viejo mago que durante años cosechó aplausos, accedió por fin, por una buena suma, revelar sus secretos. Ahora sé cómo se esconden conejos y cómo se parte en dos el corazón de una mujer. Preferiría haber seguido asombrado, creo que hubiese sido mejor preservar el misterio. Me dijiste que era todo mejor cuando sólo sospechabas que yo te amaba, preferías un personaje de novela que se la vivía ignorándote y disimulando sus sentimientos. Pero eso para mí no puede estar en un cajón, el amor se nota como la tos. Antes pensaba yo que las películas eran realidades, que me metía en verdad en las vidas que veía. Pero alguien me habló de guionistas, camarógrafos y de directores. Ahora el cine sólo es una pantalla en donde se proyectan imágenes animadas; creo que hubiese sido mejor conservar el misterio. Quise sumergirme hasta el fondo de tu alma, para conocer tus deseos más ocultos. Ofrecerte realidades en una bandeja de plata, esperando que mi boca fuera el único destino de tus besos. Pero en algún momento descubriste que soy otro más, creo que piensas que debí haber conservado el misterio.

Anuncios

2 comentarios en “Mejor conservar el misterio

  1. “Pero hubo quien quiso explicarlos, no era suficiente admirarlos”.

    Me gusta muchísimo esa frase. Al entrar a tu blog se me ha abierto por esta entrada. Es muy buena.

    Nos empeñamos en llegar al centro mismo de cada cosa, sobre todo si el centro parece escondido. Estamos condenados a tratar de desvelar misterios, hasta que la curiosidad nos mata como a gatos, pues acabado el misterio finalizada la búsqueda y el sueño, y la magia.

    Más es nuestra naturaleza.

    No conformarnos con lo que vemos, sino tocarlo, y en algunos casos hasta destriparlo.

    No sé qué opinar sobre la curiosidad aplicada al amor. Nunca se llega al fondo de nadie a no ser que esté más vacío (ese alguien) de lo que pensamos. Pero a donde realmente nunca se llega es al final del sentimiento. Y ahí sí, ahí sí tenemos la manía de andar destripando, analizando, en vez de sentirlo sin más.

    Supongo.

    A veces.

    No es más que una opinión que me nace.

    Como te dejé en respuesta a tu comentario en mi blog, hace poco hice como Rhett Butler (y me has hecho sonreír). Se me rompió el misterio en la cara sin ahondar demasiado, y hay enemigos contra los que no merece la pena ni luchar.

    Allí te hablé de ese adjetivo “renacentista”… Curioso.

    Mi casa es tu casa para cuando gustes.

    Encantada.

    Mar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s