Por ti hoy y mañana

Mis dotes de domador se me acabaron cuando luché con un león, y sin embargo ahora me retas a domar tu corazón. Perdí mi vocación de mago cuando me enfrenté a una experta bruja. Ahora me pides que saque un conejo de mi chistera. Ya estaba cansado de todos esos trucos y hazañas, pero por ti, querida, lo vuelvo a hacer hoy y mañana. Creí haberme quedado mudo cuando competí con la reina del verbo, a pesar de eso puedo expresarte de 42 maneras lo mucho que te quiero. Suponía que estaba cansado tras correr por todo el mundo en pos de una gacela, pero tú me pides que te siga de noche y de día antes de invitarme a cruzar tu puerta. En verdad yo creí que no volvería a hacer semejantes hazañas, pero por ti querida, lo vuelvo a hacer hoy y mañana. Mis cartas de amor las creí muertas cuando se extinguió el correo. Las promesas que hice me pareció haberlas hecho con la permanencia del viento; pero tú me pides cartas, poemas y promesas en papel y susurradas a tu oído. Sabes que lo haré por lo mucho que quiero que estés conmigo. Yo suponía que ya no tendría que hacer el ritual para conquistar un alma, pero por ti, lo hago con gusto hoy y lo vuelvo a hacer mañana. Pensé que había perdido mi fe y mi confianza en toda la humanidad, pero contigo la luz brilla de nuevo y nada me parece igual. Tengo esperanza en la gente y el mundo ya no es tan malo, al conocerme has traído contigo tu tesoro, el cual espero administrar bien. Yo creí que nunca volvería a amar a ninguna y a nada, pero por ti, querida, lo hago hoy y con gusto lo vuelvo a hacer mañana.

Anuncios

4 comentarios en “Por ti hoy y mañana

  1. Mi corazón es una carpa de Circo con los colores devorados por el tiempo. En la pista de arena quedan, como pequeños suicidios donde hay huellas que quedan de los que pasan por ella. Tigres, Camellos, caballos, osos y elefantes desaparecieron por el camino junto a los malabarístas jubilados, los equilibristas con repentinos problemas de vértigo, acróbatas dislocados, los agotados payasos hartos de risa… De la antigua y Próspera compañía solo quedan el domador y una fiera. Su fiera
    La función comienza, el látigo restalla. El domador ligeramente curveado sólo conserva la arrogancia del pasado una barba, la fiera, antes majestuosa le lagrimean los ojos un poco y las zarpas se quiebran.

    Comparten una jaula, un lecho y una cadena. Algunas noches salen de su guarida y se sientan en la puerta de la carpa, él le pasa la mano por la cabeza y ella, dividida entre el instinto y la costumbre, a veces gruñe y otras veces ronronea.

    alguna vez se odiaron pero al unísono se asustan que la muerte venga se lleve a uno y deje al otro solo, tan solo en la pista.

    Me gusta

  2. Siempre dije que las cosas difíciles son como la sal (o comdimentos) de las comidas. Sin ellas no tendrían el mismo gusto, pero de más no.

    Las relaciones tienen esas múltiples y extrañas combinaciones posibles que cuando se quieren encontrar, no importa lo raras que parezcan desde afuera, se encuentran.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s