Don Nadie

El fulanito gris se plantó en el centro de la concurrida plaza dominguera. Niños con globos, globos con niños, padres con panzas de globos y madres con bustos globosos. Vendedores y gritería. Sol de medio día. El fulanito gris empezó a gritar a todo pulmón, ¡y vaya si su voz era apavarottiosa!, en frases cortas cada cosa que había hecho en los últimos dos días. “Amaneciendo con el radio encendido”, “los Beatles siempre son buenos en las mañanas”, “desayuno nutritivo”, y así, pasando por “la experiencia en el W.C. hoy no es fluida”, “ya se me quitó la comezón del ojo izquierdo”, “los huevos han subido de precio”, el fulanito gris dio los pormenores de su grisácea existencia… o por lo menos eso intentó. A las dos horas de su perorata, antes de llegar al “beso a mi osito de felpa y a dormir”, la gente lo abucheó. Le arrojaron todo lo arrojable en una plaza dominguera (nadie se atrevió, sin embargo, a tocar las heces de perros que yacían por allí bronceándose momiosamente) hasta que el pobre fulanito tuvo que abandonar la plaza, embarrado de tomates y caramelos. La gente globera y contenta se sintió aliviada. En la noche, mientas esa gente revisaba regocijada las múltiples novedades en su twitter, en su facebook, o en sus redes sociales, acerca de personas anónimas fuera de esos ámbitos, y actualizaban su propia información, ni siquiera se preguntaron ¿a quién carajos le importa enterarse de la vida de un don nadie?

3 comentarios en “Don Nadie

  1. Hay de todo…
    También hay quien no le importa un carajo, los anónimos y desconocidos de las redes sociales..pero no le lanza todo lo posible que se encuentren en una plaza a un ser humano, al que nunca etiquetan…
    Abrazotes..
    Gizz

  2. paradojas cotidianas! todo pasa por el poder de elección y momento para querer saber algo del ajeno, ya que buscar (con el espíritu voyerista que tiene el webeo de las redes sociales) no es lo mismo que alguien venga a querer mostrarse, el desinterés se convierte en rechazo. Solamente a causa de cuestiones de reglamentos, que nadie creó en Facebook una estúpida aplicación para tirar mierda en el ojo ajeno.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s