Cuando falla el olvido

Como la nube de polvo que se levanta al bajar el ataúd, surgieron los recuerdos cuando se cayó el velo del olvido. Así sucede siempre. Cuando crees que por fin olvidaste, cuando haces consciente la desmemoria, ¡vuelves a acordarte! Quizás el rostro esté un poco borroso, quizás sólo acudan a ti los indefinidos restos de su perfume, igual y de la voz no quede ni rastro, ni quede el eco lejano de un murmullo; pero su esencia está en ti, asolándote como espíritu rebelde que no quiere dejar la vieja mansión, riéndose de los fallidos intentos de cualquier exorcismo. Así, como caracol, llevas a cuestas su lastre. El único orgullo que tienes de esta experiencia, es que fuiste quien tuvo la sensatez suficiente de dar por terminada la destructiva relación, ella se encargó de apagar la luz y clausurar definitivamente las puertas. Todo estaría bien si tú hubieses estado totalmente seguro antes de partir. Uno debe primero armarse de certidumbre y luego tomar el camino sin retorno. Tu orgullo se va reduciendo a la nada ahora que la vuelves a llamar, con un pretexto ridículo. Ella, triunfadora y con el ego rumbo a las estrellas, se niega a verte. Es duro descubrir que ella no te necesita, que ya no requiere ni de tu admiración. ¿Quién iba a pensar que tu partida era todo lo que necesitaba para convertirse en una verdadera mujer? Los días pasarán y su recuerdo tendrá más fuerza, cada vez más borroso, pero más intenso. Para ella serás sólo una experiencia, mientras que para ti será la derrota.

Anuncios

6 comentarios en “Cuando falla el olvido

  1. No puede verse como una derrota, simplemente es algo que no funcionó. Es verdad que de dos, siempre suele haber uno más perjudicado o más tocado que el otro pero eso no le da derechos ni lo hace mejor.

    Hay que pensar que lo que está por venir será mejor y tratar de que esos recuerdos que nos asaltan (nadie se libra) ya no hagan daño.

    biquiños.

    p.d.: me ha gustado mucho este texto.

    Me gusta

    • Muchas gracias Aldabra. Al menos las experiencias pasadas deben servir de aprendizaje. Puede que lo que venga sea mejor (ojalá), pero lo que no se vale es repetir las mismas cosas cuando uno de antemano debe saber (por experiencia) que no funcionarán. Un abrazo.

      Me gusta

  2. A veces lo que supones siente otra persona, no es cierto.

    En ocasiones MOB, cuando algo termina, sea cual sea el que lo termina y el motivo por el que se termina, si hubo para uno, hubo para los dos. El como reacciona cada uno hasta ese fin es distinto. El que parece que está mejor cara a la galería es el que más sufre y viceversa. A poco que uno haya amado, eso no desaparece por arte de virlivirloque, pero algunos quieren hacer ver que es así.

    En todo caso, el futuro siempre está por escribir, a veces por los mismos, a veces por otros muchísimo mejores que llegarán porque los anteriores se han ido. Suerte MOB, que te espere lo mejor…¡¡seguro que es así!!

    Me ha encantado tu escrito, dolorido, pero precioso.

    Un beso MOB

    Me gusta

    • Gracias María. Es verdad, la vida es un cambio constante y uno realmente no sabe qué contiene un libro si sólo se basa en la portada (aunque a veces se da una idea), lo mismo pasa con los rostros. Nunca es fácil terminar etapas de algo que fue bueno, pero es una necedad empecinarse en continuar cuando ya no hay nada. Dicen que que la vida es un cambio constante, o que lo único constante es el cambio, tienen razón. El “vivieron felices para siempre” no es asunto automático. Creo en la magia del encuentro, pero a veces no es suficiente para evitar el desencuentro. Muchas gracias por tu comentario y un abrazo.

      Me gusta

  3. Estoy totalmente de acuerdo, querido… la verdad es que el cerebro es gracioso, porque al final acaba recordando cosas que a priori no son importantes y mira, se queda clavado ahí…

    Besicos

    Me gusta

    • Por algo dicen que somos nuestros peores enemigos. Acabo de recordar algo Belén, hace muchos años viajé a Londres y me tocó hospedarme en un viejo hotel. No era feo, sólo viejo, digno escenario de una película de terror. Pasillos largos, puertas idénticas, etc. A la hora de dormir yo estaba tranquilo hasta que mi cerebro recordó un dato: “Hey, ¿no es Inglaterra el país que más fantasmas tiene por kilómetro cuadrado?” Gracias a mi traidor cerebro no pude dormir, esperando ver una aparición lleno de miedo. Sí, a veces nujestra mente es nuestra enemiga. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s