Sin…

Sin la bisutería color turquesa, sin el común aroma de tu perfume, sin esos zapatos con marca de nombre afamado, sin esos alimentos chatarra, sin esos programas de TV que resecan cerebros, sin esa religión que no es más que opio, sin esas necesidades creadas, sin el sexo tal y como lo venden, sin el sexo tal y como lo compro, sin esa pseudo excelencia laboral, sin ese centro comercial donde no hay relojes, sin el deseo por el auto del año, sin ese éxito al que todos aspiran esperando que les caiga del cielo o muriendo en el intento de alcanzarlo, sin la música comercial del momento, sin la película de moda, sin el despertador, sin las opiniones de los líderes, sin la cuenta bancaria, sin el anhelo de tener hijos sólo porque eso se dice que debe ser, sin esas playas abarrotadas en semana santa, sin desear los cinco minutos de fama, sin esas ansias por destacar, sin querer llamar la atención, sin algo que te permita ignorar tu propia voz…

Sin todo eso, ¿quién eres realmente?

Anuncios

12 comentarios en “Sin…

  1. La persona que dejamos de ser todos, cuando nos rodeamos de toda la estupidez que nos hizo olvidar que lo éramos… ¡¡no has dejado nada de nada en el tintero MOB!! quizá… sólo… desde que votamos a unos personajes llamados políticos, que nos venden el derecho a elegir lo que ya está elegido por otros… para todos;-)

    Otro beso y feliz noche.

    Me gusta

    • Que coincidencia tan rara María, en la res´puesta anterior se asomó esa especia llamada “políticos” y ahora noto que hablas de ellos (compartiendo en buena parte mi apreciación por ellos) en esta respuesta. Que cosas, nos asolan. Muchas gracias y un fuerte abrazo.

      Me gusta

    • Al final creo que todos queremos que nos quieran, igual y mucha gente se escuda en todas esas cosas efímeras para al final ser querido. Que bueno sabes que uno quiere que lo quieran, tal como es y sin tanto dissfraz ni lastre. Hmmm, aunque a veces los disfraces son divertidos. Saludos Zeltia, y gracias por pasar por aquí.

      Me gusta

  2. Puede que sea algo tras todas esas cosas “plastificadas”, o puede que no, porque a veces la propia identidad se pierde en la vorágine del consumo y de lo convencional o establecido. Es una lástima que esto ocurra, por éso hay que estar muy atento y, en mi humilde opinión, rebelarse contra todo ello en la medida de lo posible.
    Besos

    Me gusta

    • Siempre somos algo tras tantas cosas, las más de las veces cuando nos cubrimos de eso resulta que lo que somos no nos gusta o nos aterra, o simplemente no estamos acostumbrados a verlo. Estar atentos, ya lo creo, pero muy atentos, porque esas cosas lo tragan a uno sin darse cuenta. De repente uno tiene 324 todeladas de cosas inputiles y extras que entorpecen el camino, más que ayudarnos a seguir. Un abrazo Ginebra.

      Me gusta

  3. …soy una pequeña partícula.. incandecente… en un eterno vaivén dentro de este universo…. lo cual, queire decir -creo yo- que soy alguien incompleto en busca de si misma sin todo eso que te atiborran en la vida….

    saludos poeta!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s