Abandono

Pudieras decir que el calor es semejante al del desierto, dentro de la habitación sólo se escucha el incesante cuchicheo de la soledad, dentro del corazón, sin embargo, está el gélido sentimiento de la añoranza. Su recuerdo es una chispa con el que intentas darte alivio; pero no hay alivio cuando la distancia te sabe a abandono. Sabemos que no es dependencia, sino necesidad de escuchar su voz, sus ideas y su risa. Necesidad de saberla cerca de ti, a pesar de la distancia; pero la lejanía física y espiritual te saben a abandono. El ambiente parece perfecto para una historia ideal: primavera, cielo azul, niños jugando y aves cantando en el verdor de los árboles. Aun el escenario más alegre puede incluir tragedias, la tuya se titula abandono. Dicen que con perseverancia el agua puede taladrar piedras, también así es como pueden derrumbarse murallas, lo que olvidan decir es que la paciencia es seis veces más difícil cuando tus días están plagados de abandono. Si ya hiciste todo lo que podías, aún en tu desesperanza tienes que esperar. Ojalá tus acciones y palabras hayan sido suficientemente claras, después de todo, lo que tiene que ser sucederá. Dicen también que el abandono no dura para siempre, ojalá y en esto, los que dicen, estén en lo correcto.

Anuncios

22 comentarios en “Abandono

  1. Verás MOB,

    yo creo que el abandono no es una acción del que se va, es un sentimiento del que se queda y siente que le abandonan… y en cierto modo sí que implica si se siente dependencia, que en cierto modo a veces es imposible no sentirla si uno necesitaba mucho lo que se ha ido… pero, aun sabiendo que es fácil decir y muy difícil poner en práctica… un abandonado no se cura cuando el que le abandonó, le recuerda o vuelve… se cura, cuando deja de necesitar esa vuelta y por tanto, deja de estar y sentirse abandonado. Una cosa es que extrañes y eches de menos algo o a alguien, es es humano y más que natural… otra cosa es que esa ausencia te produzca esa sensación… porque además, siento decirte algo, quien te abandona una vez y vuelve… volverá a abandonarte… es algo de pura lógica.

    Una persona a la que de verdad le importas y sabe de esa tuya, jamás te abandonará del todo si le importas de verdad, si no es de una forma, es de otra, pero te hará sentir que sigues en su vida, al menos es mi opinión.

    Un beso MOB, ojalá no te sientas abandonado nunca.

    Me gusta

    • Hola María,
      Coincido contigo completamente. Excelente tu disertación sobre el abandono. Yo prefiero encontrar ahora gente con quienes hacer sociedades y le huyo a las dependencias… al menos eso he tratado. Un fuerte abrazo y mucho agradecimiento por tus palabras.

      Me gusta

  2. Tema doloroso el que hoy abordas. El abandono, ese sentimiento que nos destierra para abonar la ausencia. Nos empeñamos en tener comunión diaria con alguien y acabamos sintiéndonos abandonados y lejanos, entonces queremos cambiar. No sentir. No llorar. No extrañar….Imposible. Esto es una rueda donde el abandono forma parte de nuestras vidas. Si o si
    Un abrazo

    Me gusta

    • Hola Milu, el problema del abandono, es cuando el abandono NO nos abandona. Cuando hay un alejamiento es una sensación casi inevitable, pero tiende a pasar pronto cuando uno se recupera o cuando lo que había nada tiene que ver con la dependencia. Lo que he notado es que mucha gente tiene miedo a la soledad, cuando realmente lo que les aterra es el abandono. Un abrazo.

      Me gusta

  3. excelente texto, en serio, me encantó…aunque triste muy triste.

    hablas de dependencia, de necesidad… son términos muy diferentes pero los dos igual de malos de sobrellevar cuando se llevan a los extremos.

    durante una época tuve dependencia emocional con mis parejas y no veas lo mal que lo pasé hasta entender que mi “amor” era algo más que amor, que también estaba enferma… ojalá nunca te veas en tal apuro… la terapia me ayudó mucho a darme cuenta y a enfrentarme a ello… porque una cosa es querer y otra cosa es considerar que tu vida no vale nada sin la otra persona, o no tener ganas de vivir porque esa persona no te hace caso.

    también hablas de abandono… uno puede dejar de querer pero no abandonar… eso nunca… uno deja de amar pero no tiene porque perderse la amistad.

    ¡ay, las cosas del corazón!

    biquiños.

    Me gusta

    • Hola Aldabra, gracias por tu comentario. Sí, es bastante raro eso de los asuntos del corazón, quizá sea cosa de no darle todas las riendas, pues puede ser igual de malo que darle todo el control al cerebro. Un abrazo y saludos (y que esas malas experiencias sean ya cosas del pasado).

      Me gusta

  4. El abandono… el tiempo no lo cura, lo encubre y disfraza, parece que duele menos…el tiempo no cura nada porque el tiempo tb es abandono.
    Escribes y describes de forma contundente y me gusta mucho.
    Un saludo.

    Me gusta

    • Muchas gracias Marina. Aunque difiero un poco contigo respecto al tiempo , el cual sí creo que cura, pero su medicina es el olvido. Sí, las cosas se van recubriendo de una capa de desmemoria. Gracias de nuevo por tu comentario. Saludos.

      Me gusta

  5. …a veces solo la fe te puede salvar de la recurrente sensación capaz de aniquilar la capacidad de apreciar la belleza. No se me ocurre batifurrilo emocional mas corrosivo, que el del abandono polarizado, atrayendo el vació donde los dormitorios se llenan de monstruos. Somos seres, que necesitan de otros seres… y como le de a la vida, por putearte en las primeras etapas de desarrollo… el abandono, puede ser algo mas que un mal transitorio. Pero todo veneno, tiene su antídoto… todo lo habido, viene de la mano de un opuesto, así que… Yo, a la espera quedo.
    Un texto interesante…

    Me gusta

  6. Gracias por tu visita y comentario, me agradó mucho.
    He buscado alguna frase para acompañar a tu escrito, puesto que explicaciones muy sensatas ya te han dado todas las comentaristas que me preceden y encontré:

    “Huyo de lo que me sigue y sigo a lo que me huye.”

    Ovidio

    me parece una cita excelente: puede que nos apartemos de aquellas personas o cosas que sabemos que nos asisten o a veces, nos escoltan hasta nos acechan, sin embargo podemos llegar a obsesionarnos con aquellos sucesos o personas que decidieron desaparecer y retirarse de nuestro lado. Tal vez se trate de cierto orgullo personal, para no dañar nuestra autoestima, tan necesaria y a veces sobrevalorada… todo este rollo, para intentar explicarte que me gustaron tus palabras.

    un saludo cordial

    Me gusta

    • Hola Esillevania, gracias a ti por tu visita y comentario, y agradecimiento xtra por tan buena frase que encontrase, me gustó mucho por lo cierto. Aunque asusta un poco el masoquismo que se asoma en ella. Saludos.

      Me gusta

  7. Yo también pienso que el abandono no dura siempre es un estado pasajero como otro cualquiera, aunque en ese momento se sienta uno vacío, cuando la autoestima está baja.

    Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s