Al que se va…

Al que se va lo olvidan. Dímelo a mí, que para olvidar me fui, y el recuerdo me persiguió a todos lados. Todo para que al volver me enterara que yo, el que recordaba, fui totalmente olvidado. Ahora soy un ser de otra dimensión, que vive, quiere y respira, que aún siente; pero que siente, lamentando, que fue por completo olvidado. Los dados están cargados, la soldadura es dura, te lo digo, pero no lo es tanto como el olvido. Lo digo mal pero es la única manera en que puedo decirlo. El entierro sin difunto, sin dolo y sin duelo. La última vela que se apaga, se pierde en el horizonte del mar, al que se va lo olvidan, y eso es algo que no se puede cambiar.

Anuncios

29 comentarios en “Al que se va…

  1. Nada más errado que irse para olvidar
    Con el paso del tiempo y las huidas, uno aprende que lo primero que brinca a la maleta son esos recuerdos que queremos olvidar
    Pero por lo demás, todos seremos olvidados
    Es cuestión de tiempo y de intensidad…cuanto dura nuestro recuerdo vivo…
    Besos y lindo domingo!!!!!

    Me gusta

    • Cuando nosotros nos vamos ‘para olvidar’, sí, lo más probable es que el recuerdo nos siga, encadenado. Pero si nosotros nos vamos, lo más probable es que seamos olvidados. Saludos Vane y buena semana.

      Me gusta

  2. Dicen que la distancia no une lazos sino que los separa. Se puede tratar de olvidar algo y podemos creer que al final, el dolor desaparecerá. Pero la reminiscencia es algo que llevamos dentro de nosotros, es como un mazo que nos golpea inexorablemente, y no podemos hacer nada, no podemos borrar los recuerdos, porque dejar atrás al pasado no significa olvidarlo, como si la distancia fuese un finísimo hilo invisible e irrompible que con el paso del tiempo intentamos no recordar… pero que siempre sabremos que estará ahí.

    Me gusta

    • Hola Amparo, pero en esa distancia el recuerdo va tomando tintes de idealización, al final no recordamos nada, sino creemeos recordar situaciones que fueron favorables o hermosas, cuando no fue así la realidad. Saludos y gracias por pasar por aquí.

      Me gusta

  3. Hay que quedarse y aprender a torear. Olvidar…seremos olvidados todos, pero mientras esto no ocurre no podemos irnos o pasará a ser una fábula nuestra vida, no una realidad. Y la vida es real cruel y hermosa.
    Besos

    Me gusta

    • Milu, creo que lo mejor que podemos hacer es saber que seremos olvidados, y que no nos importe: por el contrario, tratar de dejar buenos recuerdos para mientras lesdure la memoria a quienes nos quisieron. Hmmm, suena fácil, pero a ver si lo logro. Un abrazo Milu.

      Me gusta

  4. Lo siento MOB, pero es imposible huir de lo que llevamos dentro de nosotros… podemos intentar entenderlo, acostumbrarnos a ello, pero huir de ello, jamás… por eso, tu personaje tiene esa sensación… se fue para olvidar, pero como de lo que quería olvidarse viajaba con él… no fue capaz, sin embargo la distancia y el espacio que puso entre él y sus recuerdos fue suficiente para que esos personajes de los que huía, le olvidaran a él… aunque ¿estás seguro? tampoco él sabes lo que ellos tiene dentro… sólo les ves como ellos a él, por fuera… a mi me parece que es muuy difícil olvidar, pero todos aparentamos… que sí, por nosotros y por los que nos miran:))

    Cada vez escribes mejor MOB, no lo olvides, que yo…tampoco:))

    Un besito y feliz semana.

    Me gusta

    • Muchas gracias María. Coincido en gran parte contigo, pero como que a la vez hay subdivisiones, me explico: irse uno lejos dizque para olvidar… si es un problema no resuelto o una cosa inconclusa, no la olvidaremos porque nos seguirá y será nuestro fantasma en la lejanía. Irse lejos para olvidar, dejando atrás cosas que ya acabaron, sí tiende a funcionar, porque de entrada esas cosas ya estaban muertas. Irse uno porque se tiene que ir, la gente que se queda, pues igual lo recuerda a uno, pero lo más probable es que ya no tanto, el no estar presente (físicamente) entre los amigos y conocidos, es casi como medio morirse, todos siguen sus ritmos, y uno tiende a ser olvidado. Ahora que confesaré algo, éste escrito no nació de ninguna meditación, es que en algún pueblo compré una cajita negra, que en realidad es un ataúd chiquito, que en la tapa dice “Al que se va lo olvidan”, y si uno abre la tapa, se ve que adentro hay una calavera pequeña, con traje gris y pintoresca sonrisa, que imagino es quien nos dice realmente que “al que se va…”. Un abrazo fuerte y saludos, gracias por tus palabras María. Y esperoemos no olvidar, lo que valga la pena ser recordado.

      Me gusta

  5. yo creo que no, que no nos olvidan, siempre habrá alguien que se acuerde de nosotros, incluso más de lo que imaginamos.

    siempre pongo el ejemplo de lo que me pasó: una persona que fue muy importante en mi vida, después de doce años, me buscó, me buscó sólo para saber qué tal me iban, para saber si estaba bien porque pensaba mucho en mí.

    me conmovió y me reafirmó en lo que yo ya pensaba.

    biquiños.

    Me gusta

    • Siempre hay excepciones a toda regla Aldabra, una golondrina no hace verano y una paloma extraviada no significa que la tierra está cerca, es decir ¿qué tal que la paloma fue criada por ballenas azules? Ok, me desvié del tema. Un abrazo y saludos.

      Me gusta

  6. No siempre se olvida, los seres queridos que partieron de verdad, como mi padre hace dos meses, viven en nuestro recuerdo.

    Tienes razón en que llevamos la mochila a cuestas, por eso, mejor cuanto más liviana. A veces se necesita una muerte simbólica para volver a comenzar en otro nivel en esta misma dimensión, que hace a nuestro crecimiento interior.

    Gracias, Mobtomas, por tu visita a mi casa de hace algunos días, por supuesto, eres muy bienvenido.

    Saludos

    Me gusta

    • Gracias a ti Myriam, lamento lo de tu papá (el mío murió en febrero). Eso lo escribí realmente hace unos tres años… pero creo que al final todos somos olvidados, tarde o temprano, no es lo mismo ser recordado, que estar presente. Y sí, a los seres más queridos los recordaremos probablemente el resto de nuestras vidas. Saludos.

      Me gusta

    • Hola Ángel, muy amable, pero no me disgustaba en lo absoluto, sólo me produce una especie de curiosidad cómo se ilustran mis escritos. Pero no, no me disgustaba en lo absolutos. Muchas gracias y saludos cordiales.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s