Todo bajo control

Pocos sobrevivientes, números diezmados y no llegaban ni a diez. Napoleón en el fango, preguntando ¿qué fue lo que salió mal? El mago tratando de unir las piezas, pero la sierra usada dejó cerrada la posibilidad de rearmado, el mago leía en vano las instrucciones en un charco de sangre, tratando de encontrar lo que le faltó al acto. El plan se derritió, algo salió mal ¿será porque los muñecos de nieve no duran en la intemperie del mediodía en el Sahara? Cuando te topes con una contradicción revisa tus premisas, al menos una de ellas estará equivocada. Nos descubrimos mutuamente diferentes a lo que quisimos aparentar, y a lo que creímos. Así es la vida, en rosa y en cualquier color. Cuenta que llega a 10 en el quinto asalto, la inseguridad a veces sube al ring, el boxeador en la lona se pregunta dónde se equivocó mientras mira estrellas danzarinas más cerca de lo que las vio Galileo. Nadie es inocente cuando todos tienen culpa, dijo el juez severo a los doce en el patíbulo, quienes estrenando corbata de soga, y cayendo al vacío para bailar con los pies en el aire se preguntaban qué parte habían hecho mal. El problema a veces estriba en creer que los caminos son eternos, que la gente nunca cambia y que creemos conocer y conocernos. Lo único constante es el cambio, y hay veces que las cosas salen mal, aunque supongamos que todo está bajo control.

4 comentarios en “Todo bajo control

    • …Y perdonar es divino. Sí, la naturaleza humana tiene mucho que aprender Winnie. Saludos.

      Nada se queda estático, todo cambia, y palabras como “nunca” y “para siempre”, deben ser usadas con mucho cuidado, si no es que deben prohibirse en nuestro vocabulario. Un abrazo Vane.

      Hola Milu, si sumamos el que todo cambia, y que nosotros vivimos un constante aprendizaje, tenemos como resultado la conclusión de que está difícil tener todo bajo control. A veces me gustaría que la escuela de la vida tuviese vacaciones. Saludos.

  1. “…nadie es inocente cuando todos tienen culpa”. Y los errores es lo que nos hace conocer mejor nuestras debilidades. Las situaciones cambian y nada es eterno, nadie es para siempre y nunca sabremos (es la mayor suerte) controlar la vida.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s