Las ruinas de la sorpresa

Princesa
La princesa fatalidad expresaba elegantemente sus insultos tornasolados. No decía malas palabras, sólo pulcros malos deseos. Muy al contrario de la jauría de perras, para quienes el lenguaje vulgar y carretonero era la única forma de expresión.
Solitario, en medio de la multitud, más frío que la lápida del que cayó de la gracia popular, decidí escribir lo que cabalgaba por mi mente, sólo para pasar el tiempo.
El Don Juan decadente sacaba del hueco en su cabeza los datos que con tanto esfuerzo había memorizado, sin analizarlos, para presumirlos a la primera oportunidad, deslumbrando a ignorantes y siendo ignorado por los indolentes.
La muñeca plástica de cabeza inflada sonreía de la manera mecánica que le enseñaron en la escuela de modelos.
El legislador sin ley no sabía qué dictar, sintiéndose como un déspota sin autoridad.
Los grises mal nacidos escondieron la llave de la persona que era el eje de sus envidias, ella tenía lo que ellos ni se atrevían a soñar para sí.
Todos puntuales salen a comer, pero siempre tardan más de la cuenta en regresar a trabajar.
No sé cuánto soportaré, escribiendo, cuando tengo que convivir con esta gente la mayor parte de las horas en que estoy despierto. Vigilia que trata de escapar hacia lejanas tierras, sin embargo para ir allá en realidad debo estar aquí. La maldición del bendito dinero.
Rutina absoluta, carente de sorpresas, todo comienza a la misma hora y a la hora de siempre termina, para al día siguiente volver a empezar.
¿Habrá sido la farsa igual antes de que la historia comenzase a ser registrada y contada? Horas de 60 minutos, jornadas de más de 10 horas.
Princesas, perras y juanes, legisladores, muñecas y demás. Agazapada tras el asombro y la novedad iniciales siempre está la costumbre.
Quisiera correr pero me da miedo vivir sin techo, además lo malo puede ponerse peor.
Mejor me quedo matando el tiempo en las ruinas de la sorpresa.

Anuncios

10 comentarios en “Las ruinas de la sorpresa

  1. Hay que aprender de lo que nos rodea. Una vez me dijeron una frase de un libro que me encantó, decía así: Le alababan a un hombre por haber sido tan valiente en un momento en el que todo el mundo había tenido tanto miedo. Él contestó: Es el único momento en el que se puede ser valiente. Así que aprovechar la oportunidad es la mejor opción.
    He de decir que tu manera de escribir me lleva con cada frase, la riqueza de vocabulario y la manera de colocar las palabras al estructurar las frases.

    Me gusta

    • Pues a veces por más que sepamos vivir, llegan momentos en que las cosas pierden su brillo. La rutina se impone y quizá lo mejor sea partir, pero también nos da algo de miedo el cambio y por eso permanecemos en la zona gris. Es complejo Vane. Un abrazo.

      Me gusta

  2. Aunque nos empeñemos en aprender desde la vida, las cosas a veces se ponen terriblemente grises y cuesta, cuesta más tener claridad ante el teatro de la vida. pero también es cierto que siempre hay algo que sobresale del resto y con eso debemos quedarnos.
    (creo que me he expresado fatal. Lo lamento)
    Un abrazo

    Me gusta

    • Pero te entendí muy bien Milu (y si alguien tan básico como yo entendió, entonces está bien expresado). También si en el lugar no hay dónde fijarse, mejor es salir de allí y buscar cosas nuevas. Saludos.

      Me gusta

  3. cada uno cumpliendo su papel, sin salirse del tiesto, ¡oh peligro!, no hay cosa peor que destacar entre los demás, ser diferente porque entonces serás blanco de las dichas y de las desdichas.

    pero a pesar de eso, el protagonista rompe la regla y divaga y lo escribe y llega hasta nosotros para decirnos que es mejor ser diferente y ser blanco de lo que sea que ser un don nadie, un anodino que nadie recuerda ni recordará.

    biquiños,

    Me gusta

    • Hola Aldabra, a veces también pienso que no hay muchos papeles que interpretar, aunque algunos roles sean muy peleados. El del tipo ajeno que todo lo ve (y que incluso se la vive criticando( bien puede ser también uno de esos papeles. Al final cada quien será quien debe y puede ser. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s