Fuerza y pensamiento

Ejercicio físico con nulo ejercio mental. Ejercicio mental sin ninguna actividad física. Son dos extremos que se tocan de alguna manera. Desequilibrio completo en las puntas de la cuerda. Toda la fuerza muscular sin una neurona despierta, es ser parte de un rebaño que jala hacia los intreses de un líder (que tiende a pensar sólo en él). Toda la mente despierta en un cuerpo que se pudre en vida por la inactividad absoluta, es un pensamiento que se apaga como vela en el vendabal, un grito en la profundidad de una cueva, escuchado sólo por uno que otro ratón. El equilibrio es difícil de conseguir entre los hombres, y las mujeres; por eso la naturaleza misma nos deja ser hasta que se cansa y lo impone, ajusta la balanza de la vida de un solo golpe. Aunque ese golpe dure siglo o incluso miles de años. Para la naturaleza no hay tiempo, no lleva relojes, espera y sólo hace que todo suceda. El atleta de banqueta y el filósofo de salón pasarán al olvido antes de que la naturaleza imponga de nuevo su equilibrio.

Imagen

2 comentarios en “Fuerza y pensamiento

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s