Una mañana en la vida de un “moderno” empleado

De repente fue despertar.

Sonó la alarma del reloj como ha sonado siempre, sólo que ahora costaba más trabajo levantarse. Noches de insomnio debido a pensamientos recurrentes, preocupaciones laborales y existenciales, salud y conflictos en la oficina.

Jornadas de trabajo de casi doce horas, sin ser velador o vigilante, simplemente un obrero de cuello blanco, aunque ahora, con la informalidad de la falsa igualdad entre la gente, son obreros de camiseta de marca.

Años y años y todo bajo dominio. Horarios fijos, a veces horas extras pero sólo de vez en cuando. Ahora las jornadas extendidas, el trabajo que te persigue hasta cuando estás descansando o cagando, es lo común, es el diario. Los ‘gadgets’ que te encadenan, te los vendieron haciéndote pensar en la comodidad de estar siempre alerta. Pobre pendejo, esclavo gustoso. Al carajo olvido se fueron las leyes y los recuerdos de los mártires que dieron su vida por leyes que protegían a los empelados. No falta mucho para que la mano de obra sean de nuevo los niños explotados.

Es cosa de todos los días, de todos lados. Los tercermundistas micos del amo imperial, creen que lo que sale en las películas es primer mundo. Que dar la existencia en el trabajo es vivir. Olvidaron que el trabajo es el medio, no el fin. Que estar siempre preocupado, estresado es ser un éxito en la vida. Que todo se hace para tragarse un jodido café en el Starbucks. Eso es el éxito.

No es un manifiesto lo que busco, simplemente trato de plasmar en palabras el abrupto despertar a una realidad. Es como si un arcángel de flamígera espada te expulsara del Paraiso. Ahora eres como los demás, Luzbel caido, el hombre del bombín de Magritte, el Mr. Jones de Dylan. Tocas a las Puertas del Cielo pero no te abren, y no tardarás en olvidar la dirección de San Pedro.

Abriste los ojos, ¿qué pasó? ¿te carcomió la ambición? ¿O será que estés pagando todos los años de buenaventura y por fin eres como los demás? ¿Es este agotamiento, cáncer de preocupaciones y temores el Pan nuestro de Todos los días? Jodida la vida, cuando no hay tiempo para detenerse y oler las rosas.

¡Que cosas!

Despertar y volver a engranarse sin aceite en la gran maquinaria, o morir. El miedo que tenemos de perder la cobija nos obliga a continuar… ¿y si se nos quitara el temor? No, al parecer ya todos viven temiendo y miando.

Despertar y a trabajar, no hay tiempo para pensar. A seguir lo que dictan los imbéciles gurús del neoliberalismo. Trabajar, trabajar, ahora la tecnologíea es maravillosa, todos estamos interconectados en jornadas de 24/7 los 365. ¿Dónde está la maravilla de esa mierda explotadora? Que se los crea su reputa madre, tanto estrés, tanta preocupación, tan mala alimentación sólo conduce a enfermedades cardiovasculares y a males del estómago. No son pocos los que por todo esto sufren sufren infartos antes de los 40.

Despertar y a trabajar. Olvida lo que dije y de nuevo lánzate a la vorágine de la locura macroeconómica. Y Forbres no cambiará mucho su lista. Ya no hay listos, simple bola de borregos encandilados marchando insomnes al matadero, creyendo que estoo es el futuro, el bien que la tecnología ha dejado. Y unos cuantos son los que se benefician de la sangre de tantos, tantísimos.

Deja de pensar, abre tu correo electrónico institucional y ponte los grilletes de la jornada, que tu alma se la has vendido a Satanás sin darte cuenta.

Y todo se olvida con el tsunami de preocupaciones diarias.

El moderno empleado se parece mucho al de finales del siglo XIX, con la única diferencia de que el actual cuenta con Internet.

Cosas de la vida.

Anuncios

4 comentarios en “Una mañana en la vida de un “moderno” empleado

  1. ouch!, brutalmente cierto….

    ya la gente es automata, yo tmb es lo que digo, que para que tanta lucha de personajes del pasado si ahora la gente lo hace… y casi por gusto se queda 12 hrs en el trabajo =S….. puras contradicciones en la vida moderna de hoy

    ¡en fin!, cosas de la vida serán… pero yo no quiero una vida así… no quiero ser esclava de mi propia modernidad…

    me niego.

    Me gusta

  2. Veo que en cualquier lugar del mundo todos pensamos parecido., y culturalmente hablando, méxico y españa no somos muy diferentes.

    en toda esa vorágine que describes hay que saber buscar un oasís y complacerse en él…. es posible.

    en cuando salgo por la puerta de la oficina donde trabajo, comienza mi vida real, como bien dices, el trabajo sólo es un medio para poder comer y poseer unas cuantas cosas necesarias… no pido más.

    pero mi vida es cuando llego a mi casa, mi hogar, y veo a mi hija, a mi pareja, a mi perro, visito a mis padres, doy un paseo, leo un libro, tejo, escribo en el blog… eso es mi vida… y ¿sabesqué? no la cambio por nada.

    mi éxito no es el café de starbucks, vivo en un pueblo pequeño y ni siquiera existe esa franquicia, ni falta que me hace, a mí me gusta la menta poleo de toda la vida.

    biquiños,

    Me gusta

    • Coincido contigo Aldabra. EL éxito y la felicidad no vienen empaquetados o en una lata Made in USA. Lo malo es cuando por azares misteriosos uno se deja seducir por el canto de las sirenas neoliberales y modernas, se mete en agujeros profundos con luces de neón y luego, despierta y no encuentra la escalera. Pero al final siempre hay buenas salidas, nomás depende qué tan profundo cayó uno en la ilusión del plástico. Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s