El amor de los mayores

El amor de los mayores es como la era del hielo. Tranquilo y frío.

La pasión se queda en la primavera, de veras.

La locura de la pasión suele extinguirse con los años, baja el recuento de daños.

La responsabilidad de los vástagos, el pensamiento de que la recta final es una curva en bajada, todo hace que se considere de nuevo la existencia de Dios.

En el amor de los mayores las manos ya no sudan, se acaban las travesuras; a veces se comenten, pero es mera costumbre, pilóto automático sin sabor.

Besos de mármol, cariño atado. La necesidad versa más en esa tonada que trata de ser un encanto contra la soledad del final.

Es amistad, es costumbre, no es fuego ni pérdida de la razón.

El amor de los mayores es tan extraño como el de los jóvenes. El amor siempre es un misterio.

2 comentarios en “El amor de los mayores

    • Hmmm, esta vez no coincido del todo contigo. Sí en la parte de tratar a los demás como quiere uno ser tratado, pero no en eso de tener suerte y llegar a ser mayor. Para mí esto de estar tiempos extras en el mundo no me convence. Un abrazo Aldabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s