Conocí a mi verdadero amor

Dicen que la verdad estuvo en Belén alguna vez, ¿si ya no está allí por qué no buscarla donde ahora se encuentra?

Yo conocí a mi verdadero amor en una funeraria, y entonces noté que siempre llego tarde, hasta para encontrar pareja.

Todos jugamos a soñar y terminamos soñando que vivimos, ambicionamos quimeras y atesoramos sin medida las monedas. Al final todo es oscuridad y, según dicen, despertamos, pero de eso nadie está seguro porque de allí nadie ha regresado.

Yo tenía prisa por muchas cosas, y el tiempo me sorprendió vacío; en el ayer quedaron las rosas, la alegría, las mujeres y el vino.

Hoy ya nadie me cree capaz de nada, soy completamente inofensivo; un anciano en muy poco se diferencia del recién nacido. Las tareas afanosas terminan siendo imposibles cuando la vida llega a su término; las cartas y las promesas de amor suelen ser lo que se marchita primero.

Sólo me acompañó la costumbre en los últimos días de mi vida, al menos es lo que medio recuerda mi memoria perdida.

Supongo que la verdadera verdad nos será revelada, pocos momentos después de que ‘efectuemos el último suspiro’.

Yo conocí a mi amor verdadero en una funeraria, llegando tarde hasta para encontrar el afecto.

De nada sirvió creer que algo podría cambiar, de nada sirvió luchar por cambiar ese algo; todo pareció una ocupación obligada para rellenar los huecos hasta el final no anunciado.

Aprendí a conducir un auto, que ahora no me lleva a ningún lado. Aprendí muchos idiomas que hoy me sirven para un carajo.

Con nada llegué y nada me llevo, pero lo que más me duele es haber conocido a mi amor verdadero en una funeraria.

Anuncios

4 comentarios en “Conocí a mi verdadero amor

  1. Señor escritor, este texto está muy cargado de desesperanza
    Sino fuera porque siempre es una gozada leerte, más una buena lección de como y a que ritmo se debe escribir, ya me hubiese puesto a llorar
    Eso de conocer al amor en una funeraria y llegar siempre tarde, me recuerda a mis hijos .
    Nunca encentran nada que le pido me busquen, y siempre les digo
    “Ojala que Dios los mande a buscar mi muerte..así viviré muchos años” jajaja!!!
    Besossss y linda semana!

    Me gusta

    • Gracias por tus palabras Gizz (siempre amables), pero no es lindo lo que les dices a tus vástagos, mira que esas frases se quedan gravadas (lamentablemente suelen gravarse más que los buenos consejos). Un fuerte abrazo y que tengas una excelente semana.

      Me gusta

      • Tranquilo, no hay peligro, mis vástagos tienen 24 y 26 años jajaja!!
        Se ríen a montones y cuando llegan sin lo que les pedí, ellos solitos la dicen jajajaja!!!
        Y que te cuento, cuando soy yo la que no encuentra algo!!
        La correan a toda voz!!!!! jajajaja
        Además, espero que siempre se alegren de ser incapaces de encontrar mi muerte jajajaja
        No heredaron el despiste de su mamá, pero bien saben cuando no le ponen atención a las cosas por flojera jajajaja!!!!
        Besosssss

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s