Todo era fácil

En un principio todo era fácil. El paraíso antes de la manzana. Pero teníamos que saber, queríamos probarnos. Hasta que instauramos el infierno entre nosotros y tratamos de mantener la unión con el sudor de la frente.

Todo era fácil después, pero para la destrucción. Conocer de primera mano el significado del desamor. Fue fácil porque sabíamos dónde lastimarnos mejor, de manera más efectiva. Fue fácil llegar a odiar a quien tanto quisiste. Sin dejar de lado los golpes, físicos y verbales, con cientos de intentos por alejarnos.

No fue fácil la separación. Pocas cadenas son más difíciles de romper que aquellas formadas de costumbres. Tom necesita a Jerry, ese fue nuestro síndrome. Y en el fondo, aún nos queríamos, pero nos ganaba la mala fe y el vicio circular.

Curioso que a la distancia, de espacio y tiempo, todo parece explicarse. Entender que fuimos como los idiotas que teniendo un clima perfecto se hacen de aire artificial porque eso les proporciona estatus social.

Quisiera creer que aprendimos. Que nos quisimos y que aún nos queremos. Pero quedaron demasiadas cicatrices como para volver a intentar. Y aunque ésto pudiera ser fácil, ya nada es igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s