Volver a soñar

La noche susurra secretos que a nadie interesan y que todos comparten, así pasa, nos enteramos siempre de lo que no queremos y hay muchas cosas que nos interesan que ignoraremos al morir.

Es insensato arrojar piedras en la lluvia pétrea que cae sobre el desfile de culpables en el que todos participamos.Las vigas se venden ahora en su presentación de pestañas postizas. A pesar de ello, seguimos apedreando y seguimos criticando. Malos jueces que terminan en casa, el punto es juzgar.

Ahora nadie carga cruces porque las cruces se desgastaron en la historia, cada quien reza a su dios personal. A su dios padre privado, que justifica la mediocridad y la mala onda mal llamada ambición.

Esquivar impuestos, adquirir lo más que se pueda, necesitar lo que por naturaleza no es necesario y llorar sólo en las películas.Así somos, tan tecnológicos y absurdos. Las mismas bestias que con trabajo se atrevieron a caminar en dos patas, que vivían en cuevas y que cazaban. Sólo ha cambiado el escenario, todo lo demás se conserva igual.

Nos autoproclamamos dueños de la razón y por la razón sentirnos superiores a los animales; cometimos actos bestiales que ninguna otra especie haría, actos que a su vez carecen de razón. Persiguiendo sombras, atesorando polvo, creando recuerdos que en el fondo sabemos que tarde o temprano vamos a olvidar. Se oyen lamentos de ilusiones perdidas y aún así todos optamos por volver a soñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s