Viajar en tren

Mi abuela viajaba mucho en tren. Sus hijos eran maquinistas, excepto el que fue policía. Su esposo, mi abuelo, había sido también alguien importante en esos asuntos de los trenes, incluso se decía que lo mataron en una operación de urgencia a la que se tuvo que someter. Dicen que le pagaron al médico para que ‘se equivocara’ en el quirófano. Mi abuela quedó entonces sin dinero y con muchos hijos a quienes cuidar. A los pocos meses de muerto mi abuelo nació mi mamá.

Mi abuela tenía un trenecito de metal, de baterías, al cual quería mucho y lo sacaba muy de vez en cuando. Ella solía ir a visitar a sus hijos y parientes viajando en tren, no en el de baterías, por suspuesto. Fue entonces que la palabra ‘pullman’ tuvo un significado casi mágico para mí. Desde entonces tuve mucha ilusión de viajar en ferrocarril.

México llegó a tener un sistema muy eficaz de vías ferroviarias por todo el país, pero el servicio para pasajeros fue de mal en peor. Yo fui de las últimas personas que viajaron en tren de pasajeros en este país.

Recuerdo que tenía planeado un viaje a Chiapas, pero justo cuando iba a comenzarlo el estado sufrió una gran inundación y quedó incomunicado. Al no poder viajar al sur decidí viajar al norte. Compré un boleto de autobús y terminé en el pueblo montañés de Creel. Antes pasé por Zacatecas y por Durango. Cuando llegué a Creel mi sueño por fin se hizo realidad. Allí tomé un tren con rumbo a Torreón para luego ir a Guadalajara.

El vagón donde viajé era como un museo con ruedas, pero en estado deplorable. No pude dormir bien porque me despertaban las manchas movibles que en realidad eran grandes cucarachas caminando por las paredes. El vagón era asfixiante y olía mal. Sin contar por ejemplo que cuando por fin pude dormir, me desperté de inmediato. La razón fue otro pasajero que se puso de pie, suelo tener el sueño muy ligero y cualquier cosa me despierta. El pasajero era un viejo que se levanto para estirarse y tirarse un sonoro y prolongado pedo. Yo me puse de pie, y antes de percibir con el olfato lo que había percibido con el oído me fui a dormir en la conexión que hay entre vagón y vagón.

Pero no todo fue malo, en esa ruta por la Sierra Tarahumara el tren pasa por lugares realmente hermosos. Montaña, bosque y grandes barrancas. Actualmente creo que hay trenes especiales para turistas que hacen esa ruta, no un medio de transporte como tal sino un viaje turístico. Cuando viajé lo hice en un tren normal, de verdad, y no en una experiencia empaquetada para holgazanes que se creen aventureros por el pago exorbitante de una cuota, algo tan exótico como tragarse un café en Starfucks.

En ese viaje casi muero decapitado por un tractor que no supo detenerse lo suficientemente alejado de la vía, rasurando un borde del tren y haciendo volar en mil pedazos la luz roja del cabús. Pero a mí no me pasó nada, obvio, por eso estoy escribiendo esto. Esa historia la he contado mucho.

La estación de Torreón, en la cual hice conexión de trenes, era como un lugar para fantasmas. Ratas y basura. Abandono total. Realmente pensé que el tren jamás llegaría, pero llegó.

Cuando pienso en medios de transporte no pienso ni en aviones ni en autobuses ni en autos, siempre es en un tren. En tren recorrí Europa de Barcelona a Roma, pero la experiencia fue muy distinta a la mexicana. Siempre he sentido que la vida es un viaje en ferrocarril, cuyo destino es una estación que no conocemos y que es imposible saber qué pasará después de que lleguemos, si es que pasa algo. Hmmm eso sono a Forrest Gump, ¡carajo! Voy a destronar a los best sellers de superación personal si sigo así.

Los trenes son para mí algo imponente, como lo es el mar. Algo que debe estar siempre en movimiento. Las máquinas y vagones que hay en algunos museos me resultan como esqueletos de dinosaurios. El tren siempre ha simbolizado algo romántico para mí, ¿no es ese el medio por el que viajaron grandes poetas, personajes de novelas, además de ser el verdugo de Ana Karenina? En fin, espero pronto volver a Europa para poder tener la oportunidad de viajar otra vez en tren.

Viajar en tren
Viajar en tren
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s