Confusión

Hay mucho de ti que no comprendo, que me inspira lo sublime y robarte besos; aunque de repente se hace la distancia y termino siendo como un espía en tu ventana.

Aún no conozco qué tan alto puedo llegar, impulsado por ti y por la locura que inspiras; también desconozco qué tan bajas pueden ser, por ti, todas mis caídas.

Eres una estrella y eres fango dañino, eres la calma y un gran torbellino.

Eres el deseo, el olvido de las razones, eres la reina de espadas y de corazones.

Nunca pierdes tu legendario aplomo, todo lo que tocas lo conviertes en oro, a veces creo que no hay nadie más pura, anque sueles hundirme en el mar de dudas.

Sólo en los sueños te convierto en mía, mía para siempre, para toda la vida; pero al despertar regreso a la realidad, al desierto de nuevo, a la soledad.

Quizás no sea yo la respuesta, a tu eterna pregunta que nadie contesta. ¿Cómo se puede asegurar la verdad, si no me das una oportunidad?

Anuncios

Gente como nosotros

Sólo seres como nosotros pueden convertir el oro en amargura, las bendiciones en llanto y hacer ruinas las ternuras.

Sólo gente como tú y yo puede pervertir lo bueno, convertir en mentiras lo verdadero y al final no preguntarnos ni un por qué.

Al principio fuimos los mejores amigos, pero nos empeñamos en destruirlo; ahora ni siquiera puedo estar contigo, si volviéramos a empezar haríamos de nuevo lo mismo.

Sólo gente como nosotros, que en el fondo no es tan mala, convierte el amor en tedio y el azúcar en cizaña.

Quizás nuestra historia termine con nuestros cuerpos, igual no volvemos a encontrarnos, pero estoy seguro de que si lo hacemos, habrá remordimientos al mirarnos.

Sólo gente como nosotros decide ignorar lo que estaba escrito.

Sólo alguien como yo reza por volver a verte aunque sepa que no coincidimos.

Perder la cabeza por la religión

Puede que el caso no haya sido difícil, al contrario, fue demasiado sencillo. Sin embargo destaca por lo insólito, quizás por otras cosas…

Son 20 años los que tengo de carrera en el departamento de investigación de crímenes. Y cada año que pasa, menos entiendo que la gente guste de ver películas y series de Tv, relacionadas con asesinatos, investigaciones, llenas de sangre, que muestran el salvajismo al que pueden llegar sus congéneres. Imagino que eso debe satisfacer su curiosidad, convirtiéndolos en testigos suficientemente ajenos de las atrocidades humanas, a distancia segura como para no percibir la pestilencia de la sangre derramada, ni la suciedad que suele rodear a la sordidez. Ya empecé a divagar, cuando lo que quiero es relatarles el caso del decapitado.

Recibimos la llamada a eso del mediodía de un caluroso día de julio. Un vecino quejándose del hedor llamó al intendente del viejo, pero lujoso, edificio de departamentos.

El intendente, hombre perezoso, tuvo un extraño acceso de energía y corrió a ver qué sucedía. No le costó trabajo descubrir que la pestilencia provenía del número 146, departamento rentado a un tipo solitario y exitoso profesionista, del cual no tenía queja alguna, pero que siempre le pareció un inquilino raro y solitario.

El intendente llamó varias veces a la puerta del 146, pero no recibió contestación. La hediondez provenía sin duda de allí, así que tan cumplidor de las normas como temeroso de la ley el intendente volvió a demostrar que no siempre es tan perezoso y decidió llamar de inmediato a la policía. Aquí entro yo a escena.

Formar parte de servicio policiaco fue para mí más herencia que vocación. Mi padre llegó a ser un destacado miembro de la policía, legendario por su incorruptibilidad. La genética le hizo una mala jugada cuando mi inclinación profesional iba para el rumbo de la filosofía, aunque la mala broma del destino terminé pagándola yo, al exigírseme seguir con la carrera de mi padre. No hubo problema al final. He leído suficiente filosofía en mis tediosas horas de guardia, lector asiduo del ideal al que siempre ha aspirado la humanidad, y a la vez tengo la ventaja de ser testigo en primera fila de la tragedia existencial, de la realidad cotidiana de la especie.

Forzamos la bien cerrada puerta del 146. Un lujoso interior, de techo alto, de esos edificios viejos con más de un siglo de existencia, las ventanas bien aseguradas desde dentro, el departamento con poco mobiliario, a la izquierda destacaba un gran librero, prácticamente vacío, a no ser por cuatro libros: los viajes de Marco Polo (ese también conocido como “El Millón”, porque la gente de su tiempo creyó que era un compendio de un millón de mentiras), el Infierno de Dante (extracto apasionante de la Divina Comedia, siempre popular seguramente porque el purgatorio y el paraíso son tan ajenos a esta vida, que nos atrae lo que conocemos, y de lo que sin embargo queremos huir; por eso siempre resultará más atractivo asomarnos a las pesadillas que conocemos, que correr hacia las glorias que nos son desconocidas); El Paraíso perdido (ese largo poema del invidente vidente Milton, donde se narra la rebelión de ángeles que terminaron siendo expulsados del cielo para colonizar el infierno) y La Biblia.

Ese librero, de gran tamaño, había tenido muchos más libros, por alguna razón, que al final resultó obvia, sólo contaba entones con esos cuatro libros.

Al centro una sala, una pantalla de alta definición, un comedor con cuatro sillas y la cocina. A la izquierda, cerca del ventanal bien cerrado y con espesas cortinas, se encontraba una guillotina, suficientemente grande para arrancarle la cabeza a alguien, gracias a una gran pesa adherida a la afilada cuchilla, pesa que garantizaba que la cuchilla cayera y cortara todo lo que se encontrara a su paso. Y así fue, cerca de la guillotina, estaba un cuerpo sin cabeza. Sangre seca en lo que fue un gran charco, apestando como no lograrás percibirlo en las películas o series de televisión. Al fondo, cerca de la pared, una cabeza, por el suelo. Sin duda ésta había rodado desde la también ensangrentada guillotina.

No había huellas de pisadas ajenas a las del difunto (la investigación forense tampoco descubrió huellas digitales de otras personas en el recinto). Al parecer el muerto, quien fue identificado sin lugar a dudas como el inquilino del departamento, había decidido acabar con su vida, usando esa guillotina. El motivo resultó demasiado fácil de deducir al conectar el elemento en común que tenían los cuatro libros solitarios: religión. Eso que promete unión y sólo trae problemas y disputas, bálsamo de los viejos y los desesperados, esperanza de los desesperanzados y tormento de los que no logran entender cómo vivir en este mundo.

Para mí todo fue como una iluminación rápida. En el libro de Marco Polo se habla de un tipo, un zapatero, que tenía una fe tan grande como para mover montañas. La prueba de que se trataba de un hombre muy devoto era el hecho de que estaba tuerto, y lo estaba porque él se había arrancado un ojo en alguna ocasión que le había visto parte de la pierna a una clienta. El santo hombre en su momento libidinoso recordó el pasaje evangélico de: “Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo; porque es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno”. El hombre santo de Marco Polo, la tuvo fácil, sólo necesitó arrancarse el ojo. ¿Pero qué hacer cuando lo que te hace pecar son tus pensamientos?

Abrir la Biblia fue la comprobación, pues precisamente esa pregunta estaba escrita, a mano con la comprobada caligrafía del decapitado, en el margen del libro sagrado en la página donde está el capítulo 5, versículo 29 del Evangelio de Mateo.

El cuerpo y la cabeza eran los restos de un hombre atormentado a niveles absurdos por esa lucha interna entre bien y mal que la religión nos menciona desde siempre. Sí, confirmamos que el occiso  iba a misa siempre, se confesaba con frecuencia y, sin embargo, allí estaba su “ojo mental” atormentándolo siempre. La misma Biblia le dio la forma de arreglar el problema, o quizá fue el libro de Marco Polo.

Como lo insinué, todo se comprobó al seguir la investigación, todo estaba a la mano. Facturas de una carpintería, el lugar donde se compró la chichilla afilada e incluso los honorarios de un ingeniero al que se le asignó la construcción del aparato mortal, éste en el interrogatorio nos confesó que el difunto le había solicitado la guillotina con instrucciones precisas sobre el funcionamiento que esperaba, claro que argumentó que sería para una obra teatral de aspiraciones realistas. En fin, suicidio meticulosamente elaborado.

No acostumbro hablar de casos, pero éste suscitó tanta habladuría en los medios, que por ello decidí aclarar el asunto. No, no fue como dicen muchos un demonio el que mató a ese hombre, no fue una secta ni un fantasma del pasado que en vez de Navidad le presentó pasajes de la revolución francesa. Como dije, fue un simple suicidio elaborado, cargado de religión. Así que ahora es probable que en el Cielo haya un descabezado sin sonrisas, gozando de la Gracia eterna.

Ignoro si me iré al Cielo o al Infierno, pero sé que adonde llegue, al menos yo sí llegaré entero.

guillotina[1]

Retrato

Es sin duda curioso cómo puede uno guardar declaraciones o cartas, y no entregarlas a la persona que las inspiro. Es curioso descubir esas palabras años después de escritas y tratar de mejorarlas, para hacer justicia a esa persona, cuyo aprecio lejos de deslavarse, se fortalece con los años. Curioso también resulta ver que por más que se mejoran esas palabras, lo primero suele ser lo más destacado. Y curioso será que no faltará quién piense que fue la mujer inspiradora de este honesto homenaje.

Ella es muy hermosa, de hecho lo es de manera total.

Si compitiera en un certamen universal de belleza en cualquier momento de la historia, ganaría el primer premio, sin necesidad de jueces, pues su presencia bastría para excentarla de cualquier deliberación.

Su mirada es capaz de hechizar, de convertir el agua en piedra y de ablandar pirámides y murallas, pero lo más impactante es que puede hacer sentir en tu corazón el calor de un hogar.

Es una mujer bella, sin edad. Su cara siempre atractiva, desafía el paso de los días y de las noches.

Ella es un enigma y una claridad sencilla a la vez. Su voz enternece, es una melodía que ningún genio más que Dios pudo componer.

Sus palabras, profundas como el mar o ligeras como el viento, pueden cautivar tu atención por mucho tiempo. Ella es inteligente, sin ser soberbia. Delicada como una flor y fuerte en su determinación.

Ella no es engreída, es muy elegante y a la vez dulce en su cortesía.

Ella es ajena a cualquiera, inasible, no la puedes atar. Es también una mezcla de madurez e inocencia. No es perfecta, aunque creo que sí es la mujer más completa.

Eres

Eres como el pan: causas adicción y haces engordar.

Eres como el rosal: creces mucho y con espinas por todos lados.

Eres como las estrellas: una luminosidad que en realidad murió hace mucho tiempo.

Eres como el diamante, pues tu gelidez y dureza de personalidad son incomparables.

Eres como el sol, verte demasiado provoca ceguera, y permanecer mucho a tu lado produce enfermedad.

Eres como el mar, impredecible al 100% y con tiburones acechando en cualquier ola.

Eres como la falsa moneda de la copla clásica, eres el himno de la alegría en la sala de espera del infierno.

Eres fascinante como la serpiente del Libro de la Selva, ytan estúpida como la savia del árbol en medio del fuego.

Eres como la justicia, en cuanto a la falibilidad. Eres lo que parece bueno, pero que termina haciendo mal.

Foto de: silversmyth.com

Foto de: silversmyth.com

AMor

El amor que te fortalece, puede terminar debilitándote.
El amor que te hace ver lo que jamás imaginaste, podría terminar arrancándote los ojos.
Puede que sea una apuesta pesada, quizá sea la mejor forma de pasar el tiempo, mientras vives.
Es un buen argumento para fundar religiones, y pésimo para prolongar guerras.
El amor que te imaginas, pudiera ni siquiera existir, aunque hay gente que necesita mentiras para vivir.
El amor real, pudiera ser un acuerdo, no como el vivieron felices de los cuentos, sino un negocio para perder menos.
El amor es probablemente lo que quiseras que fuera, pero te conformas con tener.
El amor es un juego sin reglas, que desata al caos; o es un orden con cadenas, que nos convierte en uno solo.
Al final no sé qué sea, eso que llaman amor. Puede que solo se trate de perder la razón.

Sansón

Sansón

A veces se requieren 15 rounds para arrojar la toalla (Extraviados en la Tierra de nadie). )

Extraviados en la Tierra de nadie.
Ella dijo “Lo siento, pero ya no siento nada”. Él pensó que ya no pensaba y mantuvo la boca cerrada. No volvieron ya a salir ideas ni a entrar moscas por esas boca.
Las transformaciones no se limitaban a la luna llena y con ella siempre era volver a empezar a reconocerse. Nada de dónde asirse.
La rutina mata y el desconocimiento perpetuo también.
Una de las maneras más efectivas para alcanzar la lejanía consiste en quemar las naves, derribar los puentes, cerrar bien las puertas y no mirar atrás.
El pasado parece ser un recuerdo construido, no vivido.
La falta de sueño te hace ver aún peor las cosas. Un naufragio sin restos, la despedida en el desierto.
La vida parece ser un desfile de gente despidiéndose, para parafrasear a alguien.
Palabras, palabas, palabras y mi reino por un caballo, parafraseando a otro alguien.
Ya lo dijeron mejor antes y redundante es decirlo. Rimbombante es una palabra rimbombante en sí.
Yo es otro, esa la dijo Rimbaud.
Hay absurdos aparentes que se aclaran con el paso del tiempo.
Recuerda que crucificaron a alguien que luego terminaron adorando.
Retazos que retozan en la pantalla, hoy que no hay papel ni bolígrafo. No habrá biografo, pues el rompecalabazas revienta paciencias.
Ella se había enamorado de un eco, que ni siquiera era el de él, quizás éste le recordaba el eco de otro alguien.
El presente siempre estuvo en otro tiempo.
Martes de embarques, el crucero zarpa sin semáforos y el tigre está manco. Mancomunados sus bienes, todo termino con males.
Tamales en la esquina y un esquinazo en el espinazo moral del portador.
No se diga que él no lo intentó, aunque ahora calle para siempre.