Como un grumete vejete

Quizás una de las metáforas más acertadas de la vida sea la de navegar.

A veces hay vientos favorables, otras hay calmas que no llevan a ningún lugar, en ocasiones hay tormentas y si tienes mala suerte hasta naufragios.

La mayoría de las veces se cree tener un rumbo (ay de ti si no llevas instrumentos o si no sabes leer lo que dicen las estrellas, metafísica aparte), pues es muy fácil perderse en la vastedad del océano, todo parece igual hacia cualquier lugar.

Suena mucho a la vida, ¿no?

Hay también grandes dosis de aventura. Se requiere de pericia y experiencia, pero nada está garantizado.

A veces se llega a buen puerto, otras te pueden considerar muerto.

Ok, hoy sueno a Forrest Gump con su maldita caja de chocolates. Pero lo que es el mar, los trenes y la magia son constantes de mi imaginación, y casi siempre les encuentro relación con la vida.

grumete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s