Hay ay allá (la posible verdad detrás del Cielito Lindo)

“Hay ay allá”, dicen ángeles y querubines, céfiro y malandrines (redimidos) desde el Cielo.
Asomados en el borde de una nube de límites dorados, los seres alados y espirituales miran a la Tierra.
El Valle de lágrimas es un mundo azul, mares y océanos salados productos oculares de las penas perpetuas.
“Hay ay allá”, dicen de nuevo lamentando que el humano por más que experimenta jamás aprende.

Injusticias, desgobierno y mucho inmundo lodo, ¿qué más se puede decir si en cambalache ya se dice todo?
“Hay ay allá”, cantan llorando en el Cielo, por las penas que les inpira tanta estupidez estancada acá abajo.
Nadie se pone de acuerdo, unos quieren su pedazo de gobierno, y la mayoría, como reses al matadero.
El pobre se queda más pobre, el rico se enriquece más, con tanto absurdo ¿hasta dónde vamos a llegar?

“Hay ay allá”, sigue el lamento por el caso perdido, por las causas podridas y por el mal utilizado libre albedrío.
Aunque hay también cosas buenas, como el arte y la belleza de la naturaleza, al final todo parece eclipsado por las penas.
“Habrá más ay allá”, anuncia el ángel que rompe el séptimo sello, las Revelaciones están por cumplirse,
comenzará pronto a llover fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s