La risa de Don Juan

Las grandes botas de cuero hacen resonar los pasos de Don Juan en la gran sala.

Él llega pensando en lo fácil de sus conquistas y sin recordar a ninguna de las tres damas que hoy dejó burladas.

Todo es siempre más sencillo cuando nada se toma en serio, y se eluden los sentimientos.

Todo es más probable cuando no se va más allá de la superficie del celo.

La gente parece tener ansias de que le mientan por siempre, luego, cuando las cosas terminan mal, gustan de culpar a la surte.

Don Juan sonríe y sabe mantener el encanto, mientras clava sus dagas en tu espalda.

Yo no soy un santo, ni siquiera soy bueno, pero en tu corazón aún no logro nada.

Quizá mañana aprenda a mentir y a hacer bien el mal; quizás mañana aprenda a decir que te amo mientras sólo busco un cuerpo que acariciar.

Pero eso lo he pensado desde un remoto pasado y nada ha cambiado, sigo siendo el mismo idiota que teme herir y ser herido, ser el que con justicia es acusado.

Don Juan sonríe sabiendo que una de sus conquistas me interesaba a mí; esa que se adjudicó con palabras insinceras y promesas irreales.

Espero que con un poco de fortuna yo pueda encontrar algún día a la mujer que no se deje llevar fácilmente por la seductora voz de un falsario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s