Había

Había una mujer que solía soñar en cada momento de su vida.

Había un hombre que sabía decir mucho más de lo que sentía.

Sueños y palabras, ambos suelen estar a gran distania de las acciones. Semillas apropiadas para cosechar decepciones.

Hubo una historia igual a muchas otras más, con personajes similares a los que acabo de esbozar.

La mujer soñadora suspiraba sin motivos.

El hombre jugaba con las palabras, aparentando decir algo nuevo, pero diciendo siempre lo mismo.

Más temprano que tarde alguien se cansó del juego, mientras otra persona arribó al baldío desolado conformado por esa pareja.

Pudo haber llegado también la indiferencia puntual, pudieron quizá presentarse guerras para llegar al mismo lugar.

Alguien en algún otro sitio dio inicio a ese mismo juego.

Sonrisas, besos, regalos y compromisos.

Finas lociones, perfumes, ilusión y posesión.

Promesas, verdades a medias y medias que terminan haciéndose enteras.

Todo es igual.

Historia que no tiene principio real, historia que tampoco tiene final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s