Ciego por voluntad

Extraviado en la vía rápida de la leche derramada, sintiéndome como el octavo onano sin blanca.

Perdido sin las guías de la luna o del sol, mucho menos de las estrellas, preguntándome por qué no estamos ya juntos.

Llevo en mi mirada la desesperada espera de la oportunidad que nunca llega, ni llegará… calva ni con gran melena.

El futuro me sabe a una indeseada extensión monótona del pasado, nada mejora si no estás a mi lado.

Hoy despertaste con otro ente, de entre los que hacen del seguirte una religión barata y postmoderna. Ya sabrás tú qué me corroe, a mí, un desencantado obispo de la adoración de tu áurea becerricidad.

Ojalá yo buscara de ti sólo tu cuerpo, pero después de lo ocurrido sabes ya que no es cierto.

Si mentí fue sólo por diversión y hoy soy el condenado que pide perdón a la reina de la penitenciaría.

Exiliado de tu cama y de tus pensamientos, voy en contra de mi código que exige alejarme del lugar en el cual no me quieren.

Sólo un lépero leproso cuya única compañía es su campana desafinada.

Doce campanadas y pido tu regreso, pero debo aceptar que me dijiste adiós sin tirarme ni un beso.

exiled

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s