Carta a Scarlett (the Scarlett letter)

Querida Scarlett,
Te pido disculpas por ser una mezcla de Ashley y de Rhett es partes desiguales, un cuasimodo que camina derecho y no sabe ni siquiera tocar la puerta, ni hablar de las campanas.
Lamento no haber robado peras de un jardín para ti, y que no me haya dejado crucificar a los 33.
Hice lo que pude, y si no estuvo bien, lo siento, no pude haberlo hecho de otra manera. Las cosas no se pueden cambiar.
Tu lema fue “Así será, proteste quien proteste”, pero yo no tengo un reino ni una reina a la cual despreciar, y mucho menos una Iglesia que fundar. Soy como el faraón que a todo decía “Así está escrito y así será”.
Fuiste la directora y estrella de tu propia película, yo sólo fui el extra que apareció de mesero entregándote la cuenta, y tú ni te percataste.
Fui un admirador tuyo que en un sueño loco quiso ser admirado. Perdón por no haber podido resucitar el mar muerto por ti, ni cambiarle el color al mar rojo.
Fui el octavo enano de tu cabaña; tu apóstol 13, que hizo mutis por la puerta de servicio, sin haber cenado, el quinto jinete de un apocalipsis postergado, el tercero en pisar la luna y el gallo que no pisó a ninguna gallina. Del monte no bajé ni las tablas de multiplicar.
Lamento no haber sido el cazador nocturno que en una mano tiene tatuada la palabra “amor” y en la otra “odio”, ese que esperabas que te pusiera en tu lugar con la fuerza que tú siempre dijiste rechazar.
Disculpa también por no poder hacer realidad tu platónica ilusión, soy de carne y hueso, no un sueño encarnado.
Al final me entero de que en nuestra historia no pasó ni el viento, y que todo lo que hubo se lo llevaron las palabras.
Igual y en el futuro me comprendas completamente, por ahí del 2046.
Sólo sé que el amor necesita de mucha coordinación. No basta encontrar a la persona correcta, se requiere también ser el correcto para esa persona; además hay que estar en el momento y en el lugar, oportuno e indicado.
Como ves, nada sé. Perdona por el tiempo robado.

Atentamente,
Wilkes Buttler

Anuncios

2 comentarios en “Carta a Scarlett (the Scarlett letter)

  1. La paradoja infininta de “No basta encontrar a la persona correcta, se requiere también ser el correcto” es quizá la que más duele: te quieren y tu no, amas a alguien para quien jamás serás el indicado. Supongo que la vida se nos va en la búsqueda.
    Un abrazo desde el Caribe.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s