Naufragando

Tres marineros naufragamos en tus tormentas y posiblemente terminaremos varados, como tres tristes tarados, en la isla de tu olvido.

Otros tres vendrán a ocupar nuestros lugares, o quizás serán treinta veces tres o 70 veces 77.

Yo no sé contar, quizá por eso no cuento. Tampoco sé nadar y por eso, a estas profundidades de las circunstancias, sólo dependo de mi suerte.

De tu clima caprichoso depende este triple futuro, pero lo más probable es que todos perdamos cualquier tipo de control en tu próximo huracán, sin importar cuántos seamos o de cuánta paciencia presumamos.

A pesar de que mis aguas se amansaron por ti, no hay rencor ni recriminaciones, quizá sólo fue un ingrato descanso personal que dudo poder olvidar.

Recuerda que a pesar de tus furias y tormentas, o de tu belicosa paz, sigo dependiendo de mi suerte porque yo no se nadar.

 

Pero el altar en que te tenia se ha derrumbado, y ya busco mi salvavidas. Mañana será otro día.

Ignoro qué le sucederá al resto de marineros de pacotilla, pues, francamente, eso me tiene sin cuidado.

Anuncios

2 comentarios en “Naufragando

  1. Siempre nadamos por la vida y nunca terminamos de aprender el nado a perfección….
    Pero hoy vine a nado virtual, para desearte a ti y los tuyos una muy Feliz Navidad , esperando el el próximo año que ya pisa fuerte, venga cargado de linduras…

    Besosssss

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s