Eclipse

Eclipse lunar en pleno.

El licántropo quedó a medio pelo, medio frío, mitad bestia, mitad animal. ¡Que mal!

Los suicidas quedaron también a medio salto del asalto definitivo a sus vidas, suspendidos en el punto equidistante de su caída, entre la vida y la muerte, ¡vaya suerte!

La luna incompleta es la media luna que no alcanza para llenar hueco alguno, mucho menos el que tengo en el corazón sin coraza.

María ordenó a las mareas que dejaran de marear al marinero.

El coyote se hizo soprano ante la sorpresa de la media luz. Los gatos fueron más pardos y las mujeres cazadoras habituales en el bar pudieron salir por un rato a conquistar incautos en las calles.

Y los lunáticos, quienes desconcertados empezaron a considerar decir ¡ra, ra ra! al dios sol. El faraón monoteísta dio saltos de felicidad en su tumba, tumbada en la arena del desierto, ahora sobre poblado (bajo el vacío).

A las iguanas les da igual, la luna está muy lejos y nadie sabe si es de queso. En realidad a nadie le importa eso.

Soy inocente de esta indecencia verbal, víctima de mis vicios y adicciones, de escribir incoherencias inmediatas. La culpa la tiene esta buena foto http://www.flickr.com/photos/gonzalo_ar/2281295944/

No se diga más.

4 de abril 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s