Soy muy feliz

Mobtomas

Era delgada y pálida, sin embargo tenía un cuerpo sinuoso que resultaba demasiado agradable a cualquier vista. Vestida con moderada elegancia y pasable estilo. Era de estatura mediana, guapa y joven, en ella no se asomaba la vejez ni siquiera como un esbozo. Tenía el corazón roto, sin duda, pues tanta felicidad presumida no podía ser normal. Siempre reía y saltaba, como niña emocionada. Júbilo y algarabía constantes, nada natural, nadie puede estar tan alegre durante tanto tiempo.

Nos habíamos topado varias veces en la calle, sólo dos cuadras separaban nuestras respectivas viviendas, sin embargo, hasta esa noche, la lejanía que experimentábamos era como la dos galaxias, una a cada extremo del universo. Entré al McDonald’s de la esquina por cualquier cosa para aplacar el hambre. Más allá del payaso delgado que invita a ser obeso y del aparador con juguetes baratos hechos en Taiwán la descubrí.

Ella estaba allí…

Ver la entrada original 442 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s