El tiempo es el mejor mago

Mobtomas

El tiempo es el mejor mago, mira si no…
¿Dónde quedaron los imperios del pasado?

¿Dónde está la gloria de las grandes obras que hoy sólo son ruinas?

¿Dónde está la belleza primaveral de esa anciana de 90 años?

¿Dónde está el amor que te tenía?

¿Dónde la razón de los grandes filósofos del pasado?

¿Dónde está la justicia una vez que se gana un juicio?

¿Dónde está la memoria de los que cometen los mismos errores?

¿Dónde se encuentran las generaciones que nos antecedieron?

¿Dónde estarás tú en 300 años?

El tiempo es, sin duda, el mejor mago.

mago

Ver la entrada original

Cinismo sincero

Tenía puerto seguro, pero perdí el rumbo. Lo sé.

Las disculpas salen sobrando, la falta no tiene excusa.

El pecado de dar todo por hecho, de olvidar lo valioso por lo novedoso.

No hay justificación, pero se cuenta que hubo una vez un Marqués que sólo sirvió faisán exquisito a un Cardenal (su platillo favorito por sobre todas las cosas del paladar) por una semana para ejemplificar que hasta lo mejor aburre.

¿Será el Cielo el mismo caso?

Luzbel tuvo que caer para valorar lo perdido, y sin embargo después de su gracia  ya no pudo regresar al paraíso.

Conseguir, habituarse, aburrirse, explorar, arrepentirse y resignarse, los actos de una tragedia que parece repetirse hasta la saciedad, entre tú y yo, entre los demás, y en una de esas se repite en el más allá.

En el aquí y ahora, con sinceridad te pido perdón, no una oportunidad sino otro intento, pero con la misma sinceridad, que te parecerá cinismo, no puedo jurar que lo que pasó no vuelva a pasar.

Quizá aprendí la lección, quizá haga todo lo posible por enmendarme, pero uno nunca sabe lo que el mañana trae en su canasta, ni quien espera al doblar la próxima esquina.

¿Por que mejor no vivir el momento en vez de jurar una eternidad que nos queda grande?

Me pongo en tu lugar, y lo que sospecho es que yo hubiera reaccionado peor que tú. No falla, cuando el culpable es ofendido siempre resulta ser un juez más severo.

Dejo pues el veredicto en tus manos, con mi mayor honestidad, por vivir el aquí y ahora, que sea lo que tenga que ser.

Sobriedad

Mobtomas

Noches de alturas, hasta creer llegar cerca de la estrella más alejada y brillante, viva en apariencia. Decencia sometida, sepultada el armario cavernario. Bestialidad con tintes de cultura. El espíritu del vino lejos de ser como los cerdos bíblicos que vuelan por un precipicio, se convierte en el emperador de lo que solía dominar la razón. El rey feo sin carnaval. Amanecer, en el fondo del Gran Cañón, disparado a la realidad con sentimientos de culpa y persecución. Tinieblas a pesar del sol. Más de uno puede ser un espía o un vigilante, varios son inquisidores y jueces que condenan con severidad. La conciencia sale del armario para atestiguar los estropicios. Las acciones recientes, inconscientes y algunas olvidadas, bloqueadas; pero en el fondo están allí reclamado o burlando, apoyando a los jueces mencionados, que no faltan y nos hacen recordar lo que ahora quisiéramos no haber hecho. Maldecimos la falsa…

Ver la entrada original 133 palabras más

breve divagación existencial

Mobtomas

Con los ojos confundidos por la luz de engañosas religiones, los hermanos siameses se apuñalaban las espaldas. “¿Qué sentido tiene todo esto?”, se decía el cangrejo que avanzaba hacia atrás. Sentido carente en situaciones que de tener rostro serían caras duras, y por esa carencia presumían su dureza.

Perdona si ya no puedo regresar a tu rebaño, pero así fue desde que vi que seguían a un viejo lobo disfrazado. El amor pudiera ser deshojar una Margarita, no lo creo, pues la virginidad también es relativa y ¿qué pasa cuando se le acaban los pétalos a la señorita?

El hombre exitoso demuestra su triunfo hablando de su exclusivo club de golf, mientras la estrella emergente escribe canciones sinceras. Tras algunos años de aplausos y de discos de oro, terminará anestesiando su tedio en partidas de golf, y sus primeras canciones sonarán lejanas y añejas.

Aunque nadie sabe realmente a dónde…

Ver la entrada original 116 palabras más

Determinación

Mobtomas

Pudiera ser la dieta, los hábitos (malos como el demonio), pudiera ser la genética o simplemente cosa de suerte. Tras varios meses (que sumados daban como resultado bastantes años) el gordo por fin se decidió hacer caso de las advertencias y empezar a cambiar su estilo de vida. Primero con ejercicio.
Un martes, temprano, apenas saliendo el sol, el gordo se levantó de la cama y se puso la ropa deportiva comprada hacía unos lustros para un fin que apenas hoy veía su realización. Recordó que la ropa en el momento de la compra le quedaba holgada, hoy él apenas cabía en ella. Por una extraña asociación de ideas, vino también a  su memoria esa vieja prostituta que vio en su juventud a la cual apodó “salchicha venusina”, por el vestido entallado de brillante tela plateada de esa mujer, digno ejemplo galáctico del logo de Michelín, en esa lejana noche…

Ver la entrada original 688 palabras más