Socráticamente

La unica certeza de la vida, además de la muerte, parece ser su incertidumbre.

A veces podemos calcular cuando empezará la vida de alguien, pero, además de Dios, solo los sicarios y padrinos desalmados saben cuando terminará.

En medio del nacer y el morir está la nada, o el todo. La nada porque nunca un segundo es igual a los demás, nadie se moja de nuevo en el mismo río de la misma forma, riendo o llorando. Nada es igual, ni uno mismo. Y eso a veces es todo.

En el fondo uno tiene la escencia, pero a veces uno se cubre de vestiduras extrañas que confunden hasta a la persona que más vemos reflejada en nuestros espejos.

No hay ruta trazada, siempre hay eventos y circunstancias, cambia el viento de direccion y las brujulas existenciales no siempre apuntan al mismo lugar. Las brujas también existen, pero ellas son harina de otro costal.

No apuesto ya ni al caballo que corre en una carrera en la que todos sus contrincantes estan mutilados.

La vida no asegura nada y no hay garantias.

Creí que la vida era sencilla y las personas éramos quienes la complicaban, tremenda barrabasada. Viles patrañas.

Creo que no es así, la vida es complicada en sí misma, a veces por simplismo inocente la vemos facil.

Demasiadas expectativas.

Bueno, debo terminar mis tareas y adaptarme a lo que suceda hoy, y que seguro cambiara mañana.

No estoy confundido, solo que la claridad me hace decir que no sé nada.

Anuncios

2 comentarios en “Socráticamente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s