Nada más que aire

El final está siempre comenzando y sabemos que el camino de la autodestrucción es siempre atractivo en su principio. Dejemos todo tal y como se encuentra ahora, mientras aún podemos encontrarnos a nosotros mismos. Evitémonos el amargo sabor de la decadencia, es preferible el sabor de un dulce recuerdo que el del olvido forzado. Déjame guardar en mi memoria tu mirada de ángel, antes de que se vuelvan costumbre nuestras recientes acciones dementes.

Ya no tengo mucho que entregarte,y  prefiero guardármelo a verlo rechazado. Llegó el momento en que alguien debe renunciar, y si gustas comenzar a buscar un reemplazo, no te tardes, que el tiempo, a diferencia de nosotros, no perdona. El infinito sólo es una modalidad para los verbos y la belleza. El amor que nos enseñaron, siempre se desgasta; yo te hubiese querido cuando la primavera te hubiera pasado de largo, aunque confieso que me gustó mucho haberla disfrutado.

No habrá ritual de despedida, pues éste no es más que un lazo que intenta prolongar lo improlongable, algo que quiere frustrar al adiós. Saldré por la puerta sin mirar atrás y espero no intentar buscarte. Ahora parece que entre tú y yo no hay nada más que aire.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s