El peso de la rutina (sigamos a pesar de todo)

Sólo hay sonrisas forzadas, bien ensayadas, correctas para cada situación.

Sólo palabras amables, dignas de la mejor diplomacia.

A eso se limita ya nuestra comunicación.

Pareja disfuncional, un par ases de soledad en la baraja del desamor.

Aunque el cielo nos cobije con su mejor azul, siempre nos parece gris.

Permanentes nubarrones nos hacen olvidar la felicidad que alguna vez conocimos.

Frío polar de noche y de día, carencia de cualquier tipo de calor.

Somos la mano perdida de un muerto sorprendido en la baraja del amor.

Nuestras mutuas ausencias son meras indiferencias y ya no son los tormentos cuyo fin ansíabamos.

Ese brillo que solíamos emanar cuando estábamos juntos, no es ni siquiera una tímida chispa.

Estar juntos es meramente seguir el guión que la costumbre dicta, con desgana e indiferencia.

Los dos somos de esas que cartas que que no le servirían ni a la mejor gitana.

Es feo que a quien ayer se quiso tanto, sea hoy una molesta sombra desconocida.

Las olas nos ahogaron o quizás bebimos de la fuente incorrecta.

¿Quién sabe?, igual nomás cumplimos con nuestro ciclo.

Continuemos pues simulando ante la gente, hasta que no aguantemos más.

Continuemos poniendo plastas de maquillaje a nuestros sentimientos, simulando que todo sigue igual.

faro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s