El poeta estructurado

El lógico y metódico poeta estructurado se hallaba extraviado en la bruma de las palabras.
Quebrándose la cabeza y la espalda con forzadas rimas artificiales que se ajustaran a su exitosa fórmula.
El pobre poeta estructurado ignoraba cómo poder tocarte el alma.
No sabía cómo plasmar tu cuerpo en odas y se confundía al tratar de
capturar sus propios sentimientos en frases libres y sinceras.
Tan hunido en la métrica y la rima, tal como todos nos hundimos en las
arenas del tiempo, el poeta estructurado no podía escuchar los gritos de su propio corazón.
Había sido, no hacía mucho, intoxicado por los aplausos, cuyo susurro en la gente sin fe suele ser más fuerte que el trueno de la verdad.
El poeta estructurado ha sido condenado por el tribunal del corazón a
pasar infinitas noches en vela.
Seguirán los aplausos, seguirán los premios y las recompensas, al menos por un tiempo, pero ese poeta jamás podrá tocarte el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s