Semana (el ritmo de mis relaciones)

Lunes, cualquier sonrisa, hasta de prisa, es la carnada perfecta para el anzuelo que se lanza a las quietas lagunas del hastío o la soledad.

Martes, de las bocas salen dulces palabras, besos con sabores novedosos, mientras las manos experimentan caricias que trazan futuros delirantes en el lienzo de la piel.

Miércoles, las ausencias comienzan a producir angustia, las dudas salen de cajitas de pandora, como grotescos payasos impulsados por malignos resortes, y los anhelos adquieren latidos compartidos.

Jueves, las primeras heridas que ocasiona el contacto constante son ignoradas, pero muy pronto son anotadas en la lista invisible del posible rencor o guardadas como ases en las mangas de los sacos venideros.

Viernes, ya somos como dos robinsones amarrados mutuamente por costumbre, a veces con una indiferencia simpática que nos mantiene pegados, esa misma que algunos confunden con el “amor verdadero”.

Sábado, se siente por las venas el temor intenso a reencontrarnos con la soledad. Dominó del tedio y miedo dominante. Ansias de libertad y sueños de independencia.

Domingo, avalancha de reproches, vagones separados en el tren, ecos en el pozo seco, tropezamos con una serpiente que nos hace resbalar hasta la casilla inicial.

Y de nuevo lunes…

Este es el tipo de relación que acostumbran mis sentimientos.

Yo no lo sé de cierto, pero me han dicho que hay seres favorecidos por Aquel que escribe las leyes justas y emite los veredictos eternos, a esos afortunados no se les aplica mi amatoria ruleta y se les da a cambio una coincidencia perfecta.

También he oído de personas que no son quisquillosas o que no quieren pasarse de graciosas con la vida, que se resignan y aprenden a supervivir con lo que ha caído en sus platos, sin remilgos y sin querer explorar más allá de la mesa.

Yo no tengo tan buena estrella ni tan poca curiosidad, mis pies siempre están por los suelos y mis ideas por donde las águilas se atreven. Posiblemente no nací para estar emparejado, ni para empaparme en el mismo río. Posiblemente soy un lío.

No quiero utilizar a nadie y tampoco quiero ser utilizado.

No quiero garantías de acero y tampoco quiero jurar.

No quiero ser tomado demasiado en serio, pero tampoco que jueguen conmigo.

Soy muy limitado, sólo conozco estas relaciones que duran una semana, que tienen siempre ritmos semejantes a los de una marcha o un vals. Admito estar algo cansado de ellas, pero no me preocupo tanto, mientras sean solamente jornadas exclusivas de un mundo efímero, donde las horas pasan y el tiempo pesa.

El que me preocupa es el más allá, ese del que nadie sabe realmente nada, y sólo ruego que por favor allí no sean iguales mis semanas.

cal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s