Gigante

Hoy me imaginé qué pasaría si yo fuera un gigante. Suena bien, ¿no crees? Ser tan grande que mi cabeza llegara más allá de las nubes y que mis pies abarcaran la distancia de muchas calles. Cualquier gran ciudad se convertiría en un bonito juguete para mí, entonces podría pasarme todo el día jugando con los coches que más me gustan.

Si yo fuera gigante, podría desplazarme muy rápido de un lugar a otro. ¿Te imaginas? Recorrer grandes distancias sin aviones, ni autos ni magia. Si, por ejemplo, yo me encontrara en la ciudad, de un salto podría llegar al campo; y desde el campo, de dos saltos podría llegar hasta el mar, para nadar y nadar, hasta cansarme. Y no correría el riesgo de ahogarme, porque mis pies siempre alcanzarían el fondo de los océanos.

Si yo fuera gigante, haría todo lo que quisiera, pues nadie me regañaría al no existir nadie más grande que yo.

En la noches, solo necesitaría estirar una mano para tocar las estrellas y también agarraría la luna para usarla como pelota.

De día podría viajar hasta el desierto y construir castillos de arena, como los que hago en la playa, ¡pero de tamaño real!, y en ellos pondría una guardia compuesta por elefantes que antes tomaría cuando pasara por la selva… no, no por la selva, en realidad a mi paso por la sabana, pues en la selva no hay elefantes, según me ha dicho mi papá.

También podría llegar hasta China y jugar con su Gran Muralla.

Todo sería muy bueno si yo fuera gigante.

Aunque… ahora que lo pienso, nunca podría entristecerme y llorar, pues si llorara, mis lágrimas inundarían el mundo, y eso no sería nada bueno.

Imagino que tampoco podría saltar, pues ocasionaría terremotos en el planeta y entonces se derrumbarían muchas casas y edificios. La gente me tendría miedo. Por eso, los ejércitos del mundo me perseguirían como si yo fuera un monstruo destructor, como los que salen en las películas de horror. Eso no sería bueno, porque entonces nadie me querría.

Además, si yo fuera el único gigante, no podría jugar con nadie de mi tamaño. ¡Qué pena!, y no podría haber más gigantes porque no cabríamos en la Tierra.

Entonces qué bueno que no soy un gigante, de esta manera hay personas que me quieren y puedo tener amigos.

gigante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s