Retazos

Un tiro de dados y el hombre con cabeza de cilindro perdió a su esposa, “nunca la quise realmente”, se dijo a manera de resignación, pero con una honestidad que espantó al más pintado. Curiosamente, desde entonces algo en el cilindriforme arde como ardilla en lava dentro de lavadora* cada vez que imagina a su “ex” en brazos que no son los de él.

Ayer conocí a un santo y no pude hacer otra cosa más que reír. “¿Cómo puede considerarse santo aquél que te entrega su tarjeta de presentación en la que aparece escrito en cursivas su nombre antecedido de la palabra SAN?”

Me inquieta el paso del tiempo, así como el sentido de la vida, pero dejando de mirar el reloj y al ver tanto comportamiento absurdo se me olvida. Sospecho que lo más probable es que en realidad no existan los momentos y terminemos todos en el mismo punto de partida. Eso sería una gran broma, algo cruel, pero grande sin duda.

En esta modernidad tapizada de estupideces tecnológicas, diseñadas para “aligerarnos las existencias”, encontramos a la venta cualquier tipo de tonterías, mientras aumenta el número de gente que se queda sin hogar y muere de hambre. Al ritmo que la humanidad pierde su dignidad yo pierdo lo poco que tuve de creatividad. Mi imaginación terminó cuadrada, vendida por un sueldo dijo y un horario monótono.

Antes temía al temor, hoy la indolencia me impide temer (y recuerda que solo Judas temió). Por eso miro la pantalla y converso con quien se autocalifica de belleza (yo ni siquiera creo que sea mujer). Mato demasiado tiempo “conociendo” a quien nunca conoceré realmente (ni en persona). Después de horas que se fugaron como diarrea penalizada, dejo de lado la pantalla y duermo, para mañana volver a comenzar.

*Ningún animal fue lastimado durante la elaboración de este escrito.

Marzo 2001

chats

2 comentarios en “Retazos

  1. A mi también “me inquieta el paso del tiempo, así como el sentido de la vida”… últimamante me clavo mucho en eso, y sé que no debo, porque es cómo buscarle tres pies al gato…

    No se quiés es más falso ahora, los que están detrás de la pantalla o los que se sientan junto a uno todos los días y nos miran a los ojos cuando hablan tantas cosas de si mismos.. (pufff… )

    Saludos desde lejos

  2. El paso del tiempo y el senido de la vida, aunque sean tres pies del minino, son cosas, creo yo, que están con nosotros día a día. Igual no concluimos nada más que lo que dijo el del Eclesiastés, palabras más, palabras menos, hay que enfocarse en el presente, vivir el momento. Igual y sí, pero ¿Y luego?, ¿para qué?… Y ahí vamos de nuevo…
    Respecto a la falsedad, hmm, nadie es totalmente verdadero y nadie es totalmente falso, pero resulta curiosamente más cómodo mentir y quien miente es más celebrado, mientras que el que dice la verdad mira desde el cadalso cómo triunfa el mentiroso en su castillo de oro. Los de la pantalla son igual de falsos que los de al lado, son los mismos, nomás que más lejos, ecos electrónicos, espejismos, pero los mismos. Saludos Sandrine y gracias por tomarte tiempo para compartir lo que piensas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s