Es época de Navidad

Estrésate, es época de Navidad. Ha nacido el Salvador para traer paz a los hombres de buena voluntad, lamentablemente de estos no ha habido ninguno desde que la historia tiene uso de razón, y la guerra sigue y sigue como conejito rosa de baterías.

Elige los regalos apropiados para la gente que importa, a los demás dales jabones, pañuelos y carbones, aunque ni eso se merecen. Mezclate y fúndete entre las masas que atestan los centros comerciales, donde hoy encontrarás novedades brillantes que serán mierdas opacas en enero. Lo importante es que tu billetera quede flaca como vaca de mal viaje faraónico.

Llénate de amor y buenos deseos, mientras tus vecinos se destripan violentamente frente a su árbol con esferas y en muchos paises sufren los no culpables (incluso en tu país, tan pacífico y buena onda, pero prefires no creerlo). Atáscate de especiales navideños, donde todo es amor y fraternidad. Mentiras, viles mentiras. Drogas para que sientas bonito, para que no pienses y que sospeches que no hay nada jodido, para que creas que eres mejor o siquiera bueno. Los Picapiedra celebran la navidad muchos años a.C., ¡sorprendente!

El gordo de rojo es un mito transformado por un refresco de cola que se las da de ecológico porque pone etiquetas verdes a sus contaminantes envases de plástico. El gordo de rojo es otra incitación para que compres. Jo jo jo (que ahora se escribe ho ho ho, gracias a la desalmada globalización, que sólo engloba las tripas del 1% que acapara el 99% de la riqueza del inMundo).

El espíritu navideño es una farsa en la que las masas participan gustosas. Igual por ahí alguien se acuerda de aquel Jesús que intentó dar un mensaje, pero lo olvida pronto porque tiene que abrir su regalo.

Lo mejor de la época es el cuento de Dickens, pero solo es tomado superficialmente y no deja huella en las almas de los consumidores.

Mata al pavo, mata al cerdo y pide a Dios que no te veas tú así en un plato el día de mañana. Soporta a tus parientes infumables, finge tu mejor sonrisa, atragántate como Nerón en su mejor día. Participa de la farsa. Engáñate lo que puedas, mientras puedes, porque se acerca la ineludible resaca de enero.

Todo podría cambiar, pero nadie quiere cambiarlo. ¡Felices fiestas!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s