Menos que una piedra

Miedo a la libertad y a la soledad que la suele acompañar.

Miedo al final de los tiempos y a descubrir que no hice lo que se suponía.

Miedo a que algo como esto dure para siempre.

Miedo a tenerte para después perderte.

Miedo a buscar tu mano y encontrar sólo el vacío.

Miedo a comprobar que siempre soy distinto.

Miedo a expresar lo que nunca debí haber dicho.

Miedo a descubrir lo que no esperaba de ti.

Miedo a volar y también a pisar el suelo.

Miedo al horizonte y a no tener más sueños.

Miedo a exigir y a expresar la verdad, miedo a conocer lo que de esto pudiera resultar.

Miedo tanto al compromiso como a carecer de rumbo.

Miedo a que ya no me importe querer cambiar el mundo.

Miedo al conocimiento y terror a la ignorancia.

Miedo a la contracorriente, al dolor y al martirio.

Miedo a guardar silencio y miedo a expresar lo que siento.

Miedo a perderme por completo si todo lo entrego.

Miedo al fanatismo y miedo a la ceguera.

Miedo a ser el fulano que siempre espera.

Miedo al frío y miedo al fuego.

Miedo a tomarme en serio y a que todo sea un juego.

…y por temor únicamente fui menos que una piedra.

Extraído de “Cuentos InFamiles y canciones sin música”, 1997

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s