La belleza es un suspiro

La belleza es un suspiro.

El suspiro es un respiro,

quizá no tan vital como sus pares ventilantes,

pero nada le quita lo importante.

Un suspiro es la aspiración y espiración

por pena, ansia o deseo.

También expresa el alivio

tras un grave peligro que pasó rozando,

o la sorpresa por haber convencido,

a pesar de nuestra mala actuación.

Los suspiros pueden ser llamadas de auxilio

dirigidas a la paciencia nuestra de cada día,

o encargarse de externar las ganas imperiosas

de estar a seis galaxias de distancia.

Con suspiros enfocamos nuestra mente

para ignorar el absurdo cotidiano,

o ponemos punto y aparte

al final de un capítulo vivencial.

Hay suspiros que dicen “hola”, y sonreímos;

hay otros provocados por ese “adiós” que nunca quisimos.

A veces el cuerpo se reconforta a sí mismo con un suspiro,

o quizás simplemente suspiramos porque el cerebro pide oxígeno.

El amor es un minero que extrae suspiros

de lo más profundo del corazón.

Toda la vida ocurre en un suspiro…

y termina yéndose en otro.

“La belleza es un suspiro”,

lindo pretexto que me permitió hablar hoy contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s