Nuestra apuesta

Nos sentimos enormes, aunque seamos pigmeos en el mundo.

Somos la chatarra más fina del Jardín del Edén.

“De mejores lugares nos han echado”, le mentimos al Arcángel,

mientras nos orinamos de risa en su flamígera espada.

Mutis obligado por la puerta del sol.

Rompimos los platos y ahora tenemos que pagar las facturas.

Sudor de la frente y pan, ¿de dónde crees que viene todo eso?

Alguien tiene siempre que pagar.

Quisimos las cosas por el lado difícil,

y nos quemamos ahora con el sartén sin mango.

Pero no debemos llorar por las consecuencias de nuestras decisiones.

¿Acaso olvidaste lo aburrido que era ser cortesano celestial?

¿No recuerdas el día en que la Gracia Divina dejó de ser graciosa?

¿Qué pasó con eso de “más vale ser amo en el Infierno que siervo en el Cielo”?

Hmmm, tienes razón, aquí tampoco somos mucho.

Siervos y sirvientes constantes de algo que jamás comprenderemos.

¡Pero al menos tenemos el volante del auto existencial!, (aunque no lo sepamos manejar).

Y nos sentimos enormes, aunque seamos pigmeos en el mundo.

Es el sino nuestro de cada día, con el pan de sudor, claro está.

No nos queda de otra mas que encontrarle sabor al viaje.

Esa es nuestra apuesta.

Habiéndolo perdido todo y sin nada que ganar, no podemos perder más.

Tratemos pues de sacar lo mejor de este lugar.

Expulsados del Eden

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s