Hay días

Hay días en que no estoy para la convivencia.

Convivir no es siempre una acción vital. ¡De verdad!

A veces es bueno el aislamiento, incluso por el bienestar de los demás.

Hay días en que participar en la más trivial charla me cuesta un gran esfuerzo, y por otro lado no me interesa nada de lo que diga cualquiera.

Hay días así, en que la diplomacia no se me da, y no es que me sienta más que los otros, simplemente no me interesa casi nada de lo que ellos me puedan decir.

No es soberbia, es simple desgana.

Si llego a hablar con gente que no quiero es porque parte de la paga en el trabajo incluye hablar con mis compañeros, pero no es suficiente el pago para una real convivencia social.

No me viene en gana, en esos días, reir o siquiera sonreír por las ingeniosas “ocurrencias” que dicen (robadas de programas de TV), no me interesa quién carajos juega futbol y qué tan bueno estuvo el partido de ayer, no me interesa si anoche se revolcaron por el piso o si la luna fue testigo de su abstinencia.

Cada quien su vida, vive y deja morir.

Por lo general prefiero estar con la gente que elijo, y si eso no es posible pido que me dejen solo.

Hay días así, que son lo común para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s