Atado a la pata del piano

El cordero,  inocente como pistola descargada, está atado a una de las patas del piano blanco mientras el verdugo mira la pantalla de su teléfono reloj, en el que se distraerá por 197 minutos más. ¡Suave laberinto de lo insustancial!

El cordero, inocente como bolsa de plástico, atado a una de las patas del piano blanco, se distrae escuchando rumores que entran por la ventana, acompañados por el hedor de grasosa carne asada en una parrillada dominical.

El amarillismo de Hearts es nada comparado con los bulos y falsas primicias de nuestros tiempos, ahora se toman en serio las bromas, los datos duros y las blanduras cerebrales por igual. Las masas juran sobre la Biblia que todas las patrañas son verdad.

Los ignorantes resentidos dudan de dios, pero creen en titulares y frases lapidarias, las opiniones y juicios no suelen ya sobrepasar los 300 caracteres. La nueva Inquisición no es Santa, pero sí mucho más estúpida que la antigua.

El cordero atado a la pata del piano blanco contempla el vuelo del Ángel Exterminador, que no es un personaje nuevo, de hecho es más viejo que el sol. El cordero decide esperar pacientemente el momento de su sacrificio, en medio de esta mezcla de egoismo, indiferencia y ganas de lastimar, que es la humanidad.

Anuncios

Publicado por

Mobtomas

Algo de lo que he plasmado en mis libretas: escritos, cuentos, divagaciones, reflexiones, genuflexiones verbales, cuentos, historias, histerias y pensamientos. Esto es como una botella en el mar cibernético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s