Ese juego…

Sigo sin entenderlo, sigo ignorando el lenguaje enigmático del juego de la seducción. De hecho no entiendo siquiera por qué es un maldito juego.

No logro entender por qué se deben descifrar palabras, frases, miradas y entonaciones; ¿para qué seguir con el código de abanicos sevillanos? Insinuar que quizás mañana, que igual nos veremos, y dejarme plantado como baobab africano no me parece correcto.

¿Qué se gana al aprovecharse de la buena fe, de la ignoracia e insensatez? El vaso de agua que sólo se muestra, y luego se le retira al que muere de sed.

Sí entiendo que yo me presto una y otra vez a esta ridiculez, y que estúpidamente no pierdo la esperanza de que en alguna ocasión, al menos una, las cosas sean realmente lo que aparentan.

Es probable que nunca obtenga lo que busco y muera en el intento. Tomaré este absurdo como algo con qué distraerme en mi ruta hacia el sepulcro.

Anuncios

Publicado por

Mobtomas

Algo de lo que he plasmado en mis libretas: escritos, cuentos, divagaciones, reflexiones, genuflexiones verbales, cuentos, historias, histerias y pensamientos. Esto es como una botella en el mar cibernético.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s