Nada

Pudiera escribirte sonetos y coplas, pero no sé siquiera contar.

Pudiera crear ideas convincentes para convencerte, y lo haría,

sin mucha maestría.

Igual y lo que deseo es llevarte a la cama

acompañada, por mí.

Pero nada de lo que diga garantizaría un comino, si no pones el sello de aprobación.

Y aunque lo pusieras, soy el enano malabarista de la escalera recortada,

soy el no judío de la Biblia que siempre llevará las de perder, por sus pecas.

Tus dados están cargados, con exceso de tinta.

Yo haré lo que me pidas y jamás ganaré.

Es un juego concertado en las tinieblas

con perfume de promesa, que hipnotiza,

pero que nunca será realidad, o igual lo eres todo en la imaginación del necesitado.

Un juego malsano, una apuesta abollada.

Que igual hice para ver si de la nada salía algo.

Y sigo con los hombros levantados, con las manos vacías,

con el sueño añorado.

Eres la nada que respira, la ilusión siempre viva,

inasible, imaginable pero imposible.

Ya lo dije, la nada que flota en las aguas del presente,

que se borra en el futuro y que tiene todo,

menos decencia y palabra.

Eres mi pobreza, mi apuesta malsana,

eres la nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s