Nada

Pilatos, lava tus manos en lo que Judas tensa bien su cuerda. Nadie conservará en su memoria que un tal Bill colaboró en la extinción de los búfalos.

En la noche quieta, llena de borrachos estrellados que no volverán a ver los astros, brindemos por nuestras efímeras felicidades, en esta vida que es nada, comparada con todo y con el más allá, y que es todo lo que tenemos acá.

Hamlet termina tu omelette, Speedy termina el queso que robaste, el presidente es siempre el que mejor miente, y mi única vocación fue la de quererte.

Por ahí puede estar la bala que me terminará, o quizás sea un cocktail de cianuro on the rocks, por ahí puede estar ya el ente que por robarme tres pesos me dejará tendido en un callejón, y yo ya no volveré a ver los astros.

Stalin era Koba antes de hacerse de acero, pero siempre fue la misma basura; y Nerón sólo quiso ser poeta, mientras que Mao prefirió el poder.

No se culpe a nadie de nada, porque nada somos y en nada nos convertiremos. Somos la nada, aunque respiremos, y seremos la nada, aunque creamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s