Dos hermanas

Dos hermanas, reliquias del siglo pasado, que insisten en seguir respirando. Para ellas desde hace años la cuenta del tiempo se lleva por achaques y por los decesos de gente que conocieron.

Dos hermanas que hacen lo posible por aparentar vida usando un maquillaje abundante, el cual en vez de acentuar belleza les proporciona rictus grotescos.

Los niños les temen, porque dicen que algo no está bien con ellas.

Cuando llegan a casa, las dos hermanas guardan sus hermosas pelucas en sendas cajas, para después rascar en sus cabezas los pocos cabellos que les quedan.

Mañana, ellas estrenaran pelucas nuevas en el funeral de su casero, un viejo amigo que no las acompañará más en sus caminos.

Los herederos del casero rogaban al Cielo la muerte del viejo, pues desean vender la vetusta propiedad para que allí se construya otro centro comercial. En el funeral les pedirán a las dos hermanas, que han vivido en esa casa por 60 años, que se busquen otro agujero.

Las dos hermanas tendrán que hacer solas todo el proceso para mudarse a otra parte. No tienen a nadie que las ayude y nadie tiene piedad de ellas. ¡Vaya, ni siquiera hay un alma que les tenga respeto! Este mundo ya no es lugar para los viejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s