Magia

Magia

Es el imán de nuestra permanencia en este mundo

La que nos permite conservar la capacidad de maravillarnos

Magia

No es el conjunto de trucos baratos, ni aquello que traiciona el mago en TV

Ni es el engaño que pretende asombrarnos por un momento

Es la sonrisa de un niño, las dulces palabras de una niña

El agradecimiento sincero de los ancianos, también sentir tu mano en la mía

Magia

Es aquello que nos hace querer ser mejores, la que nos hace buscar más en el horizonte

La que nos permite entendernos y creer que la paz existe

Magia

Es la felicidad que me llena cuando te veo de nuevo, la plenitud de tus abrazos

La música de tu voz y la luz de tu mirada

Magia

Es la disipación de dudas gracias a tus palabras, el salvavidas ante la marea alta de agobios

Magia

Esa que corremos el riesgo de ignorar cuando la furia se convierte en ruido

La que creemos perder cuando por ceguera estúpida no vemos más allá de nuestra nariz,

Pero que podemos recobrar ante un milagro de cariño o amistad

Quisiera no olvidarla, pero a veces olvido que hay magia verdadera,

tanto en nuestras vidas como en nuestros destinos.

Anuncios

¿Y a ti te amaba yo tanto?

Cierro los párpados y de tu rostro recuerdo vagamente dos ojos, una nariz y una boca.

Tus rasgos ya no están en mi cabeza como antes.

¿Y a ti te amaba yo tanto?

He olvidado completamente el tono de tu voz, la suavidad de tu piel y el aroma de tu pelo.

No recuerdo tus gustos, tus ideas ni tus opiniones.

Olvidé también todo aquello que debilitaba las murallas de tu corazón.

¿Qué pasaría si volviera a verte? A ti, a quien tanto creí amar.

De seguro te reconoceré, pero…

¿Se alterarán mis latidos?

¿Se dilatarán mis pupilas?

¿Me temblarán las manos?

¿Se acelerará mi respiración?

No lo sé, pero espero no verte otra vez.

Por lo menos no verte hasta el día en que yo haya olvidado por completo que…

Tu rostro tenía dos ojos, una nariz y una boca.

El tiempo no cura, sólo va acabando con nuestra memoria.

Solía

Solía ser una buena persona, sólo que tuvo que ir a la escuela.

Solía estar lleno de inocencia, sólo que se puso a ver televisión.

Terminó creyendo que el éxito tocaría a su puerta y le traería carretadas de billetes, sólo era cuestión de saber el tono con el que llama la suerte.

Solía ser considerado con los demás, sólo que entró a trabajar en una gran empresa, donde las ganancias y el buen puesto son lo único que se debe conservar.

Pero no hay día en que no se desgasten sus engranes, a las máquinas siempre habrá que cambiarles piezas, cuando te dicen que mejor te quedes en la calle, se te acaban los motivos para organizar fiestas.

Solía soñar, pero la realidad le provocó insomnio perpetuo, ya no puede sonreír desde que descubrió la falacia del mundo perfecto.

Solía tener ideas, sólo que el consumo le dejó la mente en blanco.

Le prometieron un otoño dorado y un final feliz, pero no se lo garantizaron, y jamás se lo cumplieron.

La negra sigue bailando y presumiendo su sonrisa de marfil.

Día de San Valentín

San Valentín, y lo digo sin cobardía: no es en absoluto mi día.

Demasiados globos, regalos y comidas, demasiados corazones y el mío ya no sirve muy bien.

No es amargura, es que esta pinche fecha siempre me ha sabido a farsa, a enajenación, y me disgusta el reproche indirecto que el 14 de frebreo le hace a quien vive en soledad.

¿Para qué establecer un día para decir lo mucho que quieres alguien? ¿No quieres siempre a esa persona? De entrada, ¿sabe ella que la quieres? ¿Tienes que recurrir a una fecha impuesta para disimular tu olvido o será que debes forzósamente decírselo cada 14 de febrero, porque es mejor expresarlo cuando los demás hacen lo mismo?

No soy bueno en el juego, y tampoco en el amor, por eso no apuesto y por eso me invento historias para cuando estoy solo.

El 14 de febrero apesta a demasiado comercio, pero no lo digo por ardor, que más me arden las victorias que perdí por no haber sabido conservarlas.

En fin, de mí inicialmente esperan originalidad y al final me exigen que sea como los demás.

San Valentín, demasiadas flores, chocolates y ositos de peluche, demasiados dulces e infiernos para diabéticos.

¡Ay qué dramático suena esto!, pero el 14 de febrero no me gusta desde antes que fuera consciente de lo que significa querer.

Para mi mala suerte, tiendo a romper lo que ya estaba quebrado pocos días antes del día oficial del amor, por más vendido que este sea; pues que así sea.

Anciano porno costumbrista

A la hora acostumbrada, el tembloroso anciano llega al café de siempre. Luce su moco de pavo, es decir su impresionante tarjeta caduca de identificación que cuelga de su arrugado cuello, inutilidad de cartón que recuerda sus días de gran poder cuando laboraba en la Secretaría de Gobernación que se encarga de censurar, como sea, lo que no está bien visto por los gobernantes del país. El viejo lleva mucho tiempo retirado y su pensión es jugosa, pues les hizo muchos favores a muchos políticos importantes a lo largo de sus muchos años en la Secretaría.

El anciano ingresa al área de fumar, donde nadie lo fuma, y busca en su entorno alguna chica linda que desnudar con su mirada, para después tomar asiento cerca de ella. Las meseras llaman al vejete “señor” con aparente respeto, aunque a sus espaldas todas le llaman raboverde, se quejan de invitaciones a intimaciones asquerosas y de tocamientos no solicitados, pero lo respetan quizá por su edad, quizá por las conexiones que pudiera aún tener o igual por las jugosas propinas que les deja.

El anciano siempre llega al café con un periódico deportivo en la mano y siempre ordena, en un tono de serpiente que invita al pecado, un café “muuuy caliente”. Oculto dentro de su diario de mediocridades futbolísticas, el viejo suele llevar escondida una revista de porno duro.

Entonces mientras bebe su café, el viejo pone rígidas sus ideas simulando que lee su diario deportivo, pero en realidad atento a lo que está impreso en el cuché de porno intenso que oculta dentro del diario. Si por casualidad otro comensal, o comensala, sorprende al anciano realizando su picardía editorial, él sonríe beatíficamente, cierra la porno edición y se pone a leer los resultados del Campeonato FIFA-de-lo-que-sea que se esté jugando ese día.

Pero si la comensala es la joven bonita cerca de la cual decidió tomar asiento, el vejete abre más su revista porno de manera que la chica pueda verla mejor, y después se pasa la punta de la descolorida lengua por sus agrietados labios mientras las niñas perversas de sus ojos brillan con cansada lujuria hacia la mirada sorprendida de la chica.

Esta es su máxima satisfacción, el orgasmo seco de una vejez no aceptada.

Una vez alcanzado el erotismo entre sus telarañas mentales, el septuagenario termina su café, paga la cuenta y se va del restorán, para mañana volver a empezar el ritual.

Noviembre 2011

Sólo queda el silencio

Sólo queda el silencio, nada de eco, ni un sonido sobreviviente. Sepulcral quietud.

La gente suele alejarese poco a poco, así es la cosa en esto que se llama vida, pero cuando se va con prisa y viento a favor es por tu actitud, cuando dista mucho de ser la que se espera.

Apresuré el proceso, aquí sólo queda el silencio, la condena que me prohíbe cualquier conversación contigo. Caín mudo, el judío errante sin historias pintorescas.

El crimen es que no me gustan las personas, ni la sociedad, ni hablar huecamente de lo que está de moda, de la tendencia del día, de las noticias, pero vamos, tampoco es sano el monólogo perpetuo, el propio punto de vista por siempre.

“Cuidado: si únicamente hablas contigo pudieras estar hablando con una mala persona”.

Así que sólo queda el silencio, y aún respiro. A veces la quietud es un alivio, pero casi siempre es ensordecedora.

No soy una persona profunda, pero me es imposible sostener siempre charlas tan ligeras como la espuma en hocico de perro rabioso.

No vivo hablando de filosofía, ni de espiritualidad, qué contrariedad, pero tampoco soporto oír la misma gracia simplona 278 veces al día.

No puedo aplaudir por cualquier ocurrencia, no me puedo reír en un drama devastador cuando se dice algo que pudiera parecer remotamente gracioso, no doy palmadas en la espalda para felicitar a quien dice cualquier estupidez en voga, ni me “apasiona” lo que se impone desde las oficinas centrales de este Infierno. Ahora se exige que todo nos divierta, que nos produzca carcajadas, tenemos “derecho” a la constante ligereza, que en vez de aliviar nos aturde.

¿Es por eso por lo que te alejé? ¿No decías que admirabas mi honestidad? Igual yo soy para ti, also similar a lo que yo pienso de los demás.

Sólo queda el silencio, y aunque muchas veces duele como el carajo, sigue siendo preferible al ruido sin sentido.

alone

En tu habitación

En tu habitación, como alquimista medieval, realizas conjuros extraños, guiando corazones a tu manantial. El fin es bueno, no hay rastros de malicia, te creo, y esta es parte importante de lo que me atrae más de ti. No somos perfectos, de hecho soy una completa colección de errores. Mi fuerte son las palabras y la imaginación, y bastantes veces las dos juegan en mi contra.

En tu habitación, como alquimista medieval, te comunicas a media noche con quien te adora, con quien te admira por tu belleza total, natural, y que espera no pisar en falso para caer en el precipicio de las equivocaciones. Nada está garantizado, y es probable que me vuelva a desbocar. No es pedirte disculpas por anticipado, es simple aceptación de mi humanidad.

En tu habitación, como alquimista medieval, te llega el cansancio y decides poner a dormir tu piedra filosofal. Se acaba la charla con tu despedida, tu admirador se queda pensando en ti, y escribo esto. Ojalá que lo nuestro, de existir, llegue a buen puerto.

alchemist_lab