Esperando

Dos temporales tropicales y descorteses que jamás dan aviso previo, atorados como toros en la valla que separa el campo de la villa. Tú y yo, querida. Ignoro cómo llegué a esto, sólo sé que todo empezó cuando dudé de Dios por creer en ti.

Entonces las nubes dejaron de ser algodones flotantes para convertirse en visible humedad suspendida, fue cuando tus llegadas eran en realidad ausencias que se traducían en una despedida prolongada, jamás oficializada.

A lo mejor, peor quizá, todo se debió a que cambié el bolígrafo por un aparato electrónico o a la guerra cotidiana, cada vez más cercana, que los diarios describen, pero cierto estoy de que contigo las sombras me empezaron a parecer más oscuras y las ilusiones comenzaron a escasear. ¡Hasta un malnacido mago traidor decidió entonces revelar secretos profesionales por televisión!

Lo único que aprendí a tocar  en mi vida fue tu piel y las puertas, lo único que supe afinar fue tu órgano de catedral. Me pregunto si alguna vez quise realmente probar la manzana o sólo lo hice porque se supone que es lo que todos debemos hacer.

Lo único que ha madurado en mí es la indiferencia hacia los extraños y hacia todo aquello que hoy emociona y que dicen que mañana será parte de los libros de historia.

Mi cometa jamás se elevó más allá de los tres metros, sin importar que soplase mucho viento; viento que puede llevarse todo, menos tu recuerdo, el cual me esfuerzo en borrar. Vanidad de vanidades y sólo vanidad, todo en vano. Rabino con rábano.

Mientras, me sigues acusando de ser el abogado del diablo por decir lo que pienso, por dudar lo que dudo y creer lo que creo, que es poco en realidad.

Ya ni siquiera tengo maletas porque no se permite equipaje en el lugar que me obligas visitar, en el fondo espero que ese destino sea ningún lugar.

La estación está en desorden, el tren no tiene horario, dicen que llegará como los ladrones o como el fin del mundo. Yo lo esperaré recitando el diccionario.

Agosto 2008

station

Anuncios

El blues de la ambulancia

UUUuuuuuuuUUUUUuuuuUUUUUUUuuuuUUUUUU…. La sirena de la ambulancia a mucha velocidad.
No importa que te tapes los oídos con cera, aún sin cera o mentirosa, ella jamás te seducirá.
Llora más fuerte cuando la ambulancia se integra, completa, de repente al embotellamiento de hora pico. Pico de ave de mal agüero.
El enfermo que viaja dentro, alcanza a escuchar como entre sueños la sirena, nada serena, y respira cada vez menos.
Paramédicos preocupados.
Más rápido que la ambulancia avanza una tortuga con las patas amputadas.
¡Puta madre!, dice quien conduce el vehículo de emergencias.
Los conductores de los otros autos se estresan cada vez más, al notar que la ambulancia no tiene por donde pasar.
UUUuuuuuuuUUUUUuuuuUUUUUUUuuuuUUUUUU… La sirena a todo pulmón canta su jodida canción.
Los conductores se preocupan porque no encuentran hacia dónde moverse para ceder paso, no hay espacios vacíos para dónde arrimarse.
Las ventas de autos este año se han incrementado, las facilidades para hacerse de uno son más fáciles que la ninfómana sin moral que sufre de mucha comezón, o que el adicto al sexo que no pone reparos mientras se descompone. Hay necesidades de todo tipo en este mundo.
Todo mundo tiene un auto, pero cada vez hay menos lugares para moverlo, e incluso para estacionarlo. Deberían inventar unos que quepan en el hoyo trasero, culo entre los amigos, de quienes permiten la sobreproducción vehicular.
¡Puta madre!, parece que es lo único que sabe decir quien conduce la ambulancia. UUUuuuuuuuUUUUUuuuuUUUUUUUuuuuUUUUUU… La sirena canta y grita su enervante canción.
Como milagro del Cielo, -enviado de repente al mundo de los neumáticos de hule, del CO2 de escapes, del combustible quemado que hará que los polos sean cada vez más calientes y las parejas cada vez más indiferentes, de los rosados pulmones que al respirar en esta ciudad se hacen negros como el carbón o como el cabrón que se armó de valor y comenzó la rebelión Zulu…-, como enviado del Cielo aparece frente a la ambulancia un hueco por el cual pasar.
Breve resquicio, entre tanta bestial máquina, por donde la ambulancia se hace camino al andar. Y pasó, pero también lo hizo el impaciente paciente.
La ambulancia pudo avanzar, pasó entre los demás autos. El paciente mientras tanto, dando su último suspiro, pasó, pero a mejor vida. UUUuuuuuuuUUUUUuuuuUUUUUUUuuuuUUUUUU…

traffic

Caso perdido

Recuerdo que dejé de leer filosofía, porque me deprimía. ¿Cómo es posible que a pesar de tantas buenas ideas, de tantos pensamientos, ya sea para entender el mundo o para mejorarlo, las cosas sigan igual? La pregunta era respuesta a la vez, sin querer me expliqué la vigencia de Sócrates/Platón, Cicerón o Humme, incluso de Shakespeare: el ser humano no cambia.

Cambiarán escenarios, cambiarán tecnologías, pero por redes sociales e Internet se hacen y dicen las mismas estupideces que en un libro escrito o de viva voz, en este siglo o 20 siglos atrás. La miseria humana no se puede erradicar, no hay vacuna contra ella, incluso es parte de la evolución, si lo quieres ver positivamente, de toda evolución, excepto la moral.

De ahí que todo sea igual. Hoy parece que no hay circo romano, como tal, pero sí reality shows, hay noticias las 24 horas (manipuladas la mayoría de ellas), no para mantenerte informado, sino para doparte. Hay videojuegos que te atrapan por horas y horas, hay diversión, lo que no te hace reír, lo que no te divierte, es totalmente serio y aburrido. No lo veas, no vale la pena, y seguimos entretenidos.

La llegada de los imbéciles destructores a las altas esferas del poder no es nada nuevo, gobiernan los peores, la kakistocracia es lo más común en la historia, Calígula, Tiberio Domiciano, tienen equivalentes en varios presidentes de nuestros días. Pareciera que la realidad es siempre negra, pero aquí seguimos, la luz al final del tunel sigue allí, no se apaga, siempre en apariencia más cercana, siempre igual de lejos.

Somos un caso de estudio, un caso perdido, pero para algún estudio en algún lugar.

Palabras

Paciencia. Es lo que vamos perdiendo en silencio.

El Mundo. Todo lo que ilusamente creemos que escapa de nuestro control.

Verdad. Lo que aprendimos a despreciar diciendo que es un gran valor.

Orgullo. Lo más difícil de tragar.

Miedo. Lo que sentimos unos de otros al encontrarnos tan similares.

Deseo. Origen de muchos de nuestros males.

Respeto. Palabra que hoy carece de sentido y significado.

Dios. Sinónimo de olvido.

Extraído de “Cuentos InFamiles y canciones sin música”, 1997

angel

Sigue tu camino

“Sigue tu camino”, le dijo al mal ladrón el Inocente Cordero que limpiaba las almas mejor que la divina lavandería de la eternidad, “y no peques más, aunque sé que mañana votarás en mi contra para que me ajusticien injustamente”.

“Sigue tu camino”, le dijeron al vaquero forastero que en un descuido había perdido todo su ganado, “pues en este pueblo no nos gustan los extraños, y mucho menos aquellos que no tienen dinero para gastar”.

“Sigue tu camino”, les dijeron a los inmigrantes indigentes que venían de un país en caos climático y político, “que en esta gran nación estamos muy desarrollados y no queremos obstáculos en nuestro camino hacia el sol”.

“Sigue tu camino”, me dijo una chica con quien quise detenerme, quizá más de lo debido, quizás para el resto de mi existencia, “que en este mundo viaja más ligera quien viaja sola y de todas formas no me gusta la compañía”.

“Sigue tu camino”, le dice la muerte todos los días a la vida, quien se toma todo o muy serio o muy a la risa, “que ya te diré hasta dónde llegarás”.

Y así es que estamos todos caminando, rodando por el mundo que gira sin detenerse, hasta que a cada uno de nosostros se le acabe la cuerda, pues lo único constante es el cambio.

Sin (¿quién eres?)

Sin la bisutería color turquesa, sin el común aroma de tu perfume, sin esos zapatos con marca de nombre afamado, sin esos alimentos chatarra, sin esos programas de TV que resecan cerebros, sin esa religión que no es más que opio, sin esas necesidades creadas, sin el sexo tal como lo venden y lo compras, sin esa seudoexcelencia laboral, sin ese centro comercial donde no hay relojes, sin el deseo por tener el auto del año, sin hacer larga filas para poseer el último grito de la tecnología, sin ese éxito al que todos aspiran esperando que les caiga del cielo o muriendo en el intento de alcanzarlo, sin la música que está de moda en el momento, sin la película efectista que impera en las taquillas, sin el despertador, sin las opiniones de los líderes, sin la cuenta bancaria, sin el anhelo de tener hijos sólo porque eso se dice que debe ser, sin esas playas abarrotadas en semana santa, sin desear los cinco minutos de fama, sin esas ansias por destacar y ocupar el trono de los que oprimen, sin querer llamar la atención, sin algo que te permita ignorar tu propia voz…

Sin todo eso, ¿quién eres realmente?

Cuando me veas perdido

El libro prohibido, con todos sus secretos y verdades, permanece muy bien escondido, guardado junto al cadáver del que robó frutas con San Agustín. Sin embargo, aunque el conocimiento total estuviese a alcance de todos nosotros, nadie le prestaría la más mísera atención, pues tenemos mucha prisa y estamos demasiado ocupados en aquello que conforma nuestras rutinas, la ruina del día a día.

Las estrellas fugaces continúan rayando el cielo, las nubes reflejando tonos efímeros y creando formas de una manera artística que no puede ser bien recreada por la mano del hombre, ni capturada por ninguna tecnología, no en su totalidad. Y por desgracia todos mantenemos nuestras miradas pegadas al suelo o a las pantallas, buscando lo que no se nos ha perdido, ansiando lo que se nos impone como necesario.

La mayoría de los poetas prefiere hacer versos simples para comerciales exagerados, en vez de dedicarle esfuerzos a los cantos eternos; esos poetas obtienen suficiente dinero rimando las bondades de los cereales, aunque quizás morirían de hambre intentando cantar las verdades a sus semejantes.

Los impúdicos servidores públicos están descaradamente a la venta, su servicio se decanta siempre por el mejor postor. El rico se enriquece y el pobre enferma y muere, nadie debe ser matenido, pero están sacrificando a la gallina de los huevos de oro. Y nadie dice nada, pues en el fondo cada uno de nosotros tiene la esperanza, de que algún día tendremos el poder y el control, entonces diremos “al diablo con los demás”, de la misma manera que hoy gritan quienes nos pisotean.

Dicen que pensar estas cosas no es bueno para la salud, el problema es que cuando quiero ahorrarle conflictos a mi vejez, surge de repente alguna noticia que me altera y resucita malamente mi sorpresa de su sepulcro. Nunca podré acostumbrarme a la maldad absoluta ni a la indiferencia insulsa; no creo que lleguen a ser de mi total agrado los abusos y la ignorancia resignada. Por eso, cuando veas que estoy perdido no creas que nada me importa, pues o estoy dedicando tiempo a ver qué carajos me corresponde hacer para cambiar el mundo, o viendo cómo morirme de descontento.

Mayo 2001/Septiembre 2016

angel

Perfecta utopía perpetua

Sería mejor el mundo si todo fuera como en un viejo Western, pues allí se diferencian bien los buenos de los malos. En la realidad pocos son buenos, y aún estos siempre tienen su lado malo.
Sería mejor todo si un Dios de amor y justicia en verdad existiera, en lugar del supuesto prototipo de esta especie de dos patas que carece de toda lógica, teniendo el supuesto don de la razón. ¿Quién sabe?, igual todo lo que vivimos es una venganza de Zeus por haber dejado creer en él.
Las cosas serían menos feas si dejáramos de lado las etiquetas, por más obvias que estas parezcan. No más capitalistas, izquierdistas, heteros u homos, judíos o palestinos, sino sólo personas.
Al final que cada quien crea y haga lo que quiera, pero sin tratar de imponerse, convencer ni joder a los demás. Siempre habrá un Robespierre o Marat, tratando de convencer a los demás, a guillotinazos, de las bondades de los derechos humanos, de la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Las cosas serían mejores, si todos siguiéramos una justicia general, inclusiva y equilibrada, basada en el bien común y en el beneficio absoluto del mundo.
No más paternalismos, no más explotaciones. Imagina…
Pero en esta vida todo es relativo, incluyendo el absoluto de la relatividad.
Por esto lo que digo no son más que palabras, palabras, palabras, la perfecta utopía perpetua que nunca se podrá realizar.

Gigante

Hoy me imaginé qué pasaría si yo fuera un gigante. Suena bien, ¿no crees? Ser tan grande que mi cabeza llegara más allá de las nubes y que mis pies abarcaran la distancia de muchas calles. Cualquier gran ciudad se convertiría en un bonito juguete para mí, entonces podría pasarme todo el día jugando con los coches que más me gustan.

Si yo fuera gigante, podría desplazarme muy rápido de un lugar a otro. ¿Te imaginas? Recorrer grandes distancias sin aviones, ni autos ni magia. Si, por ejemplo, yo me encontrara en la ciudad, de un salto podría llegar al campo; y desde el campo, de dos saltos podría llegar hasta el mar, para nadar y nadar, hasta cansarme. Y no correría el riesgo de ahogarme, porque mis pies siempre alcanzarían el fondo de los océanos.

Si yo fuera gigante, haría todo lo que quisiera, pues nadie me regañaría al no existir nadie más grande que yo.

En la noches, solo necesitaría estirar una mano para tocar las estrellas y también agarraría la luna para usarla como pelota.

De día podría viajar hasta el desierto y construir castillos de arena, como los que hago en la playa, ¡pero de tamaño real!, y en ellos pondría una guardia compuesta por elefantes que antes tomaría cuando pasara por la selva… no, no por la selva, en realidad a mi paso por la sabana, pues en la selva no hay elefantes, según me ha dicho mi papá.

También podría llegar hasta China y jugar con su Gran Muralla.

Todo sería muy bueno si yo fuera gigante.

Aunque… ahora que lo pienso, nunca podría entristecerme y llorar, pues si llorara, mis lágrimas inundarían el mundo, y eso no sería nada bueno.

Imagino que tampoco podría saltar, pues ocasionaría terremotos en el planeta y entonces se derrumbarían muchas casas y edificios. La gente me tendría miedo. Por eso, los ejércitos del mundo me perseguirían como si yo fuera un monstruo destructor, como los que salen en las películas de horror. Eso no sería bueno, porque entonces nadie me querría.

Además, si yo fuera el único gigante, no podría jugar con nadie de mi tamaño. ¡Qué pena!, y no podría haber más gigantes porque no cabríamos en la Tierra.

Entonces qué bueno que no soy un gigante, de esta manera hay personas que me quieren y puedo tener amigos.

gigante

Ocaso (el regreso)

Mis botas de viajero ya están muy desgastadas. Recorrí el mundo sin encontrar lo que buscaba. Sólo descubrí que pese a los colores, las costumbres y los idiomas, todos somos iguales… en el fondo. Los paisajes pueden cambiar, otros escenarios fuera de los de teatros artificiales. En algunos lugares hace más calor que en otros. Pero las personas somos en el fondo iguales, sin importar en dónde estemos.

Me alejé de la casa de mi padre con soberbia. Hasta hice perdidas las llaves. Pasaron muchos años y me encuentro de nuevo tocando a su puerta. Ahora está cerrada, ¡qué extraño!, él dijo que siempre estaría abierta.

La reina María me cortó de su corte, argumentando que los años comienzan a oler en mí. Sé muy bien que hubiese olido mejor si mis bolsillos tuvieran algo que ofrecerle.

En las calles aquellos que se abstenían de clavar sus dagas en mi espalda ahora me han perdido todo el respeto. Alfiletero humano. Imagino que es el pago que tengo que hacer por haber satisfecho mi curiosidad.

Mis amigos son hoy sólo nombres grabados en piedras sembradas en un campo sin santidad, que no suelo visitar.

Tengo frío, aun bajo el mediodía del desierto, siento que hasta mi alma se me quedó en otro lugar.

Ojalá pudiera decir que estoy arrepentido, pero todo fue bueno mientras duró. Todo tiene su tiempo y yo bebí con demasiada prisa. Lo que me asusta es lo que queda por vivir. Por eso estoy aquí, afuera de la casa de mi padre, para ver si es cierto lo que de él entendí.

beggar