Alejándose de la Cruz

Era el Hijo de Dios. Sabiduría y milagros. Prédicas y mensajes de amor, anuncios del Reino de los Cielos, ese que será el Hogar Eterno de aquellos que lo merezcan.

Bienaventuranzas y buenas nuevas. Pocas profecías, porque, ¿quién necesita profecías cuando conoce la Verdad?

Todo iba viento en popa… hasta que llegó el momento del sacrificio necesario.

Una vez ya había pasado que Dios le dijo a Abraham que matara a su hijo, y casi se cumple la orden divina, pero el Creador sólo estaba probando la fe de su elegido. Pero ¡ah qué trabajos había tenido en lo referente a su Propio Hijo!

Ahora el sacrificio era el del Hijo Predilecto: “Ya llegó la hora de la Cruz Hijo Querido”.

Pero el Hijo lo pensó dos veces, y hasta tres (un gallo cantó en ese instante). Luego dijo: “Perdóname Padre por lo que no haré”.

Entonces, lentamente el Hijo caminó en dirección opuesta al Huerto temible, alejándose a la vez del lugar donde estaría la cruz.

Otro Mesías que no quiso recorrer toda la ruta, el cuarto, para ser exactos. Pero Dios pensó que no hay quinto malo.

Esto ocurrió, muy probablemente, alrededor de 66 a. C.

cruce

 

Anuncios

El falso profeta

El falso profeta predijo que esto iba a pasar, pero no fue en realidad una profecía, sino un acto de sentido común.

El falso profeta dijo que el reino de Dios comienza aquí y ahora; pero los santos varones que respiran aire encerrado lo callaron ordenándole, como penitencia, que escribiera 500 veces el Sermón de la Montaña.

El falso profeta dijo que la espiritualidad no se relaciona con los bienes materiales, que no se es superior a los demás por la cantidad de anillos de oro que uno posea. La banca de la ortodoxia lo mandó arrestar por intentar desestabilizar la economía mundial.

El falso profeta al salir de su arresto dijo que todos tenemos los mismos derechos y que debe imperar la razón, por este motivo políticos y militares hablaron muy seriamente con los santos varones.

El falso profeta fue tildado por la religión imperante, además de falso, de blasfemo, hereje, apóstata e impostor. Algo similar a lo que según dicen le sucedió a Jesús.

El falso profeta iba a ser arrestado para encarcelarlo definitivamente mientras encabezaba una marcha pacífica, pero fue muerto de un balazo por un hombre que decía defender los valores tradicionales y salvaguardar las palabras del Todopoderoso.

La gente bien se alegró del fin del falso profeta, y el equilibrio siguió tan desequilibrado como de costumbre.

Clic (surfeando con el control)

Clic

“…te informo que en este pueblo la gente ha decidido hacer justicia por sus propias manos y castiga a cualquiera que cometa un delito sin esperar que el Estado aplique la justicia…”

¿Estado? ¿La gente? ¿En qué momento rompieron su conexión?

Clic

“…pues fíjate que te digo en exclusiva a ti, y al teleauditorio, que Juan Domínguez está saliendo con su actriz secundaria: María Ronaldo…”

¿Juan qué?, ¿María cómo?

Clic

“…¡Calla! No digas más, si mi madre se entera que soy amante de su amante podría armarnos en el acto una escenita de celos…”

—¿En qué acto?

Clic

“…Bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang, bang…”

—Si me dieran un centavo por cada muerte que he presenciado desde este sofá, no tendría ningún apuro económico por los siguientes 30 años.

Clic

“…¿Y cómo te enteraste? ¡Yo sé todo! Vodka Romanov, para quienes no ignoran nada…”

—Compra y la verdad te será revelada.

Clic

“…pero dinos qué sentiste cuando el violador desgraciado empezó a cometer su crimen contigo…”

—Parte de la decadencia es hacer un circo con la intimidad y el dolor, ¿lo dijo Nerón?

Clic

“…¡Oh Billy! ¡Aaaaaaahhh Biiiillyyyy! ¡OOOOOOOOOOH Billyyyyyyyyy! ¡OOOOOOOOOOOOHHHHHHHH BILLYYYYYYYYYYYYYYYY!…”

—¡Madres, apenas son las tres de la tarde!

Clic

“…y así, el primero de ustedes que salga de la agua con la manzana en la boca sin haberle pegado a su compañero gana el pase a la final por el auto último modelo…”

—Todo cuesta en esta vida.

Clic

“…mi padre es un imbécil que se casó con la idiota de mi madre…”

—Sí Señor, honrarás a tu padre y a tu madre.

Clic

“…accidente donde tres personas murieron y otras tres resultaron heridas de gravedad. Más información después de estos mensajes de nuestros patrocinadores…”

—¿Eso se patrocina?

Clic

“…Jesús, nuestro Señor, queriéndonos como sus hijos, sabía que todo esto sucedería, porque nos ama y nos previno. Esto iba a suceder…”

Clic final.

1997

tumblr_n9kvl5lnrc1rioxyio1_500

Algo cambiará tu vida (dijo la adivina)

“Pronto, antes de que este día termine, algo sucederá, y cambiará drásticamente tu vida”, dijo la adivina anciana a su ansiosa clienta, la cual pidió a continuación información más detallada al respecto, con mucho respeto.

“Lo siento”, le dijo la vieja a su joven clienta, “me está prohibido decir más”, y llevándose la arrugada mano a la cabeza, como si con ese movimiento pudiera brindar algún alivio a su sesera, la anciana dio la sesión por terminada.

La bella joven salió del oscuro cuarto decorado enteramente con impresionantes figuras grotescas, aves nocturnas disecadas, muñecos vudú polvorientos, ramas torcidas y secas de árboles añejos- y sin poner mucha atención a nada, debido a sus profundas reflexiones,  llegó hasta la calle.

Cuando la joven abstraída llegó a la esquina, el semáforo estaba en rojo. Un hombre  maduro y opulento, recién divorciado y hambriento de afecto, a bordo de un flamante Mercedes, miró a la joven y sintió de inmediato el flechazo del estúpido Cupido.

La joven también reparó en el caballero, y deseó haber tenido una apariencia más arreglada para ese momento, pues el tipo se le hizo muy agradable.

Él bajó la ventanilla de su auto para llamar a la joven, pero ésta para entonces ya había regresado a sus reflexiones y no lo escuchó. Se preguntaba si la adivina se hubiese referido en su predicción a José, el ex novio con quien había roto hacía apenas dos semanas.

José, el ex, era un patán pedante, holgazán bueno para nada, macho petulante, alcohólico violento, grosero y nada guapo, pero ella aún lo amaba.

El semáforo cambió a verde y el hombre maduro opulento aceleró su auto, totalmente ignorado y con la palabra en la boca, meintras ella volvió a caminar.

El Mercedes desaparecía para siempre de su vida y ella siguió caminando pensando en José, cuando casi chocó de frente con un vendedor ambulante de billetes de lotería que le salió al paso.

“Güerita, cómpreme uno. Es para hoy, mire que es de buena suerte, termina en siete”, le dijo el vendedor a la joven, algo desesperado pues no había vendido ni un boleto en todo el día. Ella apenas lo notó y se siguió de largo tratando de encajar la figura de su ex novio en la profecía escuchada hacía unos minutos.

Esa misma noche el boleto que le ofreció el vendedor ganó el premio mayor.

Pero esa tarde ella siguió caminando, reflexionando, llegó hasta abordar un autobús y se sentó al lado de una mujer de desaliñado aspecto. Ésta también iba reflexionando, pero alrededor de su propio pasado, llegando a conclusiones que resultarían muy interesantes a cualquiera, pues trataban sobre las relaciones de pareja. La desaliñada quería compartir sus pensamientos con alguien y por eso intentó hacerle conversación a la joven preguntándole la hora. La joven dejó de pensar unos segundos en José para responder a la mujer desaliñada: “lo siento, no tengo ni idea”, y después se volvió a encerrar en sí misma.

La desaliñada se desalentó y pensó que igual y no valía la pena nada de lo que había reflexionado, entonces también se encerró en sí misma y se puso a pensar en lo que vería por televisión llegando a casa.

El mundo se volvió a quedar sin saber qué es lo que hacer funcionar bien a una relación.

La joven decidió bajar del autobús cuando estuvo cerca de la casa de su ex novio José (jamás se enteró que dos cuadras más adelante el bus sería embestido por un tren y ninguno de los pasajeros sobreviviría, aunque de alguna manera el chofer logró escapar).

La joven decidió armarse de valor gracias a lo que creyó que le había anunciado la anciana adivina, y fue a ver a José. Mientras tocaba el timbre daba los últimos toques a su discurso y a su petición de que volvieran a ser novios.

El patán pedante, abrió la puerta y tras escuchar las palabras de la joven, sonrió y accedió (“No es tan fácil encontrarse a alguien tan pendejo en este mundo”, pensó José cuando le decía a ella que sí).

Durante seis meses la joven pensó ser feliz y agradecía a la adivina su profecía. Pero eso duró hasta que sorprendió al novio patán pedante besándose con una morena en un café, pues él creía que la joven estaba entonces en el cine con unas amigas. En ese momento ella dio así por terminado su noviazgo con José y se propuso jamás volver a creer en las adivinas.