Culpas

Y de repente sentimos que la vida fue una ilusión, una mentira en la que intentamos alcanzar lo que estuvo siempre a kilómetros de nuestras uñas.

Utopías, virtudes, paraísos, felicidades, perfecciones morales y todas las supuestas realidades que jamás pudimos palpar.

Al final nos percibimos como sacos llenos de frustraciones. Sacos estafados.

Entonces…

Culpamos a la ciencia que, a pesar de su buena fe, no hizo sentir imparables.

Culpamos a los creadores de religiones y a los padres fundadores por hacernos creer poderosos y especiales.

Culpamos a los filósofos que nos inflaron el pensamiento con el aire caliente de las preguntas sin respuesta.

Culpamos a los escritores que construyeron tantas historias ajenas a la realidad.

Culpamos a Hollywood, la fábrica de sueños con doble moral y Edén de las perversiones, por hacernos sentir sublimes.

Culpamos a los políticos que nos vendieron el cuento de un mundo mejor.

Cuando en realidad deberíamos culparnos a nosotros mismos por tragarnos tanto engaño sin cuestionarnos, por adorar falsos ídolos hechos del mismo polvo de nuestros cuerpos, por sentirnos únicos y especiales, a la vez que insignificantes, y por haber preferido dejarnos llevar.

Asumamos pues la responsabilidad por haber buscado siempre algo o alguien que nos definiera el camino.